Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Ciclo de nombramientos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado fin de semana se produjo la noticia del nombramiento del religioso agustino recoleto, Eusebio Hernández Sola, OAR, como obispo de Tarazona. Se podría pensar que es un nombramiento más. Sin embargo, no es así. Primero, por el hecho de que se haya nombrado a un religioso, en un momento en el que el debe de los religiosos crecía en la parte activa de la Plenaria de la Conferencia Episcopal, máxime cuando hay demasiadas asignaturas pendientes, en la Vida Consagrada, y con la Vida Consagrada, que no parecen tener fácil y rápida solución. Las reuniones de la Comisión Mixta obispos-religiosos, y los debates sobre los documentos, pueden ser una buena muestra. Obispos religiosos con voz y voto en la Plenaria son: el salesiano, Miguel Asurmendi, de Vitoria; el franciscano, Jesús Sanz Montes, de Oviedo; y el jesuita, Juan Antonio Martínez Camino, auxiliar de Madrid. Ahora estamos en la época del protagonismo de las divisiones, fragmentaciones, rupturas, dentro de los Institutos de Vida Consagrada. Segundo, han tenido que ir a Roma a buscar a un religioso de, indiscutiblemente, una absoluta fidelidad al Santo Padre y al magisterio de la Iglesia. ¿Acaso no hay religiosos españoles y en España que puedan ser obispos? ¿Qué pasa con los que llevan años en ternas y partenias?

Tercero y paradoja; en el último número de la Revista Ecclesia, se publicaba una entrevista de dos páginas a la Secretaria General de la CONFER, la calasancia hermana Julia García Monge, quien ofrecía los interesantes datos de la geografía de los religiosos: 49.610, de los cuales 8. 138 son mujeres, y 11. 472 hombres, en 104 congregaciones masculinas y 302 femeninas, con 6. 138 comunidades. Y, en la página siguiente, la directora del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, de la Conferencia de obispos, Lourdes Grosso, hacía una reseña de un reciente “Seminario de Estudios sobre las Nuevas Formas de la Vida Consagrada”, en el que participó –y ésta no es mala señal, ni mucho menos-, el nuevo obispo de Tarazona, en su calidad de, hasta hace poco, director del departamento para la promoción y formación de la vida consagrada en la Congregación Romana para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, en donde fue “capo ufficio”.

Con este nombramiento, con el inminente de Sigüenza, con el también inmediato de Orense, desde el mediterráneo, con amor, y con un par de jubilaciones se comienza a cerrar el ciclo de vacantes, con lo que la Nunciatura tendrá un respiro, mientras prepara el trabajo duro de las provisiones de las grandes sedes. Claro, pero antes, las elecciones en la Conferencia Episcopal. Ojo a los movimientos en las Comisiones.

José Francisco Serrano Oceja

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·