Sábado 01/11/2014. Actualizado 01:00h

Tribunas

Cáritas y los vasos comunicantes

No hace mucho tiempo, en una reunión de un insigne prelado español con un grupo de políticos católicos, éstos se lamentaban del desconocimiento que existe en la sociedad acerca de la naturaleza y de la acción de Cáritas, que no es una ONG más del amplio catálogo de actores del Tercer sector sino la misma Iglesia que se presenta con el rostro organizado de la caridad.

Conviene tener en cuenta que mientras en los resultados demoscópicos el rostro institucional de la Iglesia no sale muy bien parado, Cáritas se encuentra dentro de las organizaciones sociales más valoradas. La Iglesia en España debe hacer un ejercicio de expresión de la identidad pública entre sus diversas manifestaciones de la acción; la razón común a un obispado y a una Cáritas diocesana debe facilitar que se perciban los vasos comunicantes.

Como viene siendo habitual al término del curso, los representantes de las 68 Cáritas de las diócesis españolas se han reunido en Asamblea general para tomar el pulso de la larga mano de la caridad de la Iglesia. Representan a más de 62.000 voluntarios extendidos por todo el territorio, no sólo geográfico, también de las pobrezas que están presentes en nuestra sociedad.

El diagnóstico realizado durante los días de trabajo es, humanamente, desolador. Más de un millón de personas atendidas durante 2011, número que no ha dejado de crecer en el año que llevamos en curso. El comunicado final habla del "riesgo de quiebra de la cohesión social que amenaza a más de una cuarta parte de la población española". Radiografía a la que añaden aumentos incontrolados en índices de pobreza, cronificación de situaciones de precariedad, retroceso en los sistemas de protección social y desgaste de los mecanismos de protección familiar. Conceptos sociológicos que expresan realidades que esconden el drama de personas, con nombres y apellidos. Cada número de la pobreza es un clamor y una exigencia de fraternidad.

Especialmente duro es el comunicado en lo referido a los recortes en política social, lo que presupone, para los representantes de Cáritas, supeditar la agenda social al dictado de lo económico. "Esta tendencia –señala el texto final- está teniendo consecuencias graves sobre las políticas sociales y los servicios sociales, la capacidad de atención y respuesta a las personas más vulnerables, la financiación a la acción de las organizaciones sociales y los espacios de participación civil".

jfsoc@ono.com

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·