Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Calígula en Rímini

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una de las primeras notas de prensa del Meeting de Rímini de este año decía que a Calígula le correspondía inaugurar el encuentro de este año. Si el contenido de este multitudinario festival de palabra y de experiencia es siempre una sorpresa, no lo es menos que un espectáculo "en blanco y negro", el 'Calígula' de Albert Camus, sea el encargado de abrir el telón de lo que supone el acontecimiento de la propuesta cristiana más importante del verano, y la carta de presentación internacional más acreditada del Movimiento de Comunión y Liberación. Dedicado a la sed de infinito, a la sed de lo grande que constituye la base del deseo del hombre, el Meeting de este año hace un repaso de las cuestiones fundamentales que afectan a la humanidad y que conforman el deseo de plenitud de nuestro planeta.

Sería tedioso recordar aquí la larga lista de los invitados al Meeting. Quizá debamos resaltar que, de entre el grupo de españoles que este año acudirán durante estos días a la localidad italiana, además de los miembros del citado movimiento, se encuentra la Consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar. Habrá que esperar a su intervención. Pero lo que es evidente es que, desde hace unos cuantos años, la política educativa de la Comunidad de Madrid se encuentra a la altura de las formas de política educativa que se pueden poner como ejemplo en Europa. Sin duda que Lucía Figar tendrá oportunidad de compartir experiencias con algunos de sus homólogos, por ejemplo con el de la Lombardía, y así todos nos beneficiaremos de la posibilidad de ese diálogo público y privado.

 

Otras muchas iniciativas del Meeting atraerán la atención de sus participantes, y de la prensa italiana. No podemos más que expresar una sana envidia, por ejemplo, ante la presentación en primicia de la edición italiana del primer volúmen de las Obras completas del Papa, a cargo de monseñor Müller, obispo de Ratisbona; o de los nuevos libros de Antonio Socci, Sergio Belardinelli; o escuchar la intervención del embajador de USA en el Vaticano, Miguel Diaz. Así es Rímini, una oportunidad para profudizar en el deseo que hace de la persona más persona.

José Francisco Serrano Oceja