Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:15h

·Publicidad·

Tribunas

¿Alguien da más?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La página web de obispado de San Sebastián dice que el obispo emérito monseñor José María Setién participó, el pasado 19 de julio, en un curso de Verano de la Universidad Complutense. Y añade que, dentro del citado curso de verano “Pluralismo e Iglesia católica”, pronunció una conferencia bajo el título “Iglesia Católica, Ética y política”. Conferencia que está íntegramente colgada de la citada página oficial del obispado que regenta monseñor José Ignacio Munilla.

El director del curso, Juan José Tamayo, ha publicado en Internet el esquema de su conferencia, que reza en una de sus partes: “La Iglesia católica no es monolítica, sino realidad plural en todos los campos. La mayoría de las tendencias apelan al Vaticano II como punto de apoyo arquimédico, menos la integrista que lo combate y busca su fuente de legitimidad en el concilio de Trento (1545-1563) y el modelo de contrarreforma que pone en marcha. Las diferencias entre los distintos modelos no son sólo de matiz, como a veces se quiere hacer ver, sino que tienen lugar en cuestiones fundamentales y disciplinares: de fe, de modelo de Iglesia, de interpretación de la Biblia, de moral, de liturgia, de sacramentos, celibato, ordenación de las mujeres… Estamos ante tendencias en conflicto con peligro real de ruptura, sin apenas diálogo, con críticas las unas de las otras y veces con actitudes numantinas. Es un conflicto no disimulado, sino abierto y público. Tres ejemplos en la Iglesia Vasca: Oposición del clero guipuzcoano al nombramiento del obispo Munilla; Condena del libro de J. A. Pagola: Jesús. Aproximación histórica; Amenaza de sanciones de monseñor Munilla al teólogo franciscano José Arregui”.

Monseñor Setién, en su línea, dijo, entre otras cosas: “Desde el punto de vista de la Iglesia, yo creo percibir la resistencia a aceptar la existencia, en sus dimensiones reales, del cambio cultural en los términos indicados, en una doble perspectiva. Una primera sería la relativa a la necesaria adecuación a las exigencias del cambio social, al tratarse de fijar los códigos ético-sociales, jurídicamente aceptados, de comportamiento de la colectividad, incluso desde el principio ético - político ya asumido desde tiempos pasados, formulado en términos de “tolerancia”.

Repasemos algunos de los ponentes del citado curso teológico estrella de la Complutense: José Bono, cardenal Carlos Amigo, Federico Mayor Zaragoza, Soledad Suárez, vicepresidenta de Manos Unidas; Margarita María Pintos, presidenta de la Asociación para el Dialogo Interreligioso en Madrid (ADIM); Emilia Robles, presidenta de la Fundación Proconcil. ¿Alguien da más?

José Francisco Serrano Oceja