Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Ahora, la embajada

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El tema de la semana por estos predios es, sin duda, la embajada de España ante la Santa Sede. Mientras los obispos miembros de la Comisión Permanente trabajan en la elaboración del orden del día, de la materia y de la forma, de la próxima Asamblea Plenaria volcada en la Presidencia, tránsito de la elección a la re-elección y tiro porque me toca, la pregunta es quién será el inquilino del noble Palacio romano de la Plaza de la Inmaculada. Quizá la preocupación no deba ser tanto el nombre del nuevo embajador, o de la nueva embajadora, que designe el gobierno socialista. En los mentideros vaticanos se está preparando el movimiento siguiente, es decir, el día después del gobierno socialista. Antes o después llegará la Parusía, aseguran casi todos. Y de entre los nombres de los cercanos a Rajoy, hay quien tiene todas las papeletas. Ahí, ni una sola duda; ni de fe, ni de esperanza, ni de caridad.

Mientras, hay que atravesar el rubicón de las elecciones y disfrutar con la Jornada Mundial de la Juventud. Y en esta circunstancia nada mejor que dejar los oropeles de la ideología y de la idiosincrasia y enviar a Roma, en tiempos de intenso diálogo y aparente luna de miel, a un profesional o a una profesional, por eso de ser lingüísticamente correctos. No se descarta en Trastévere que la persona elegida sea la actual subsecretraria de Exteriores, María Jesús Figa –compleja lingüística romanesca, de nuevo-, que curiosamente sustituyó a Luís Calvo, hoy embajador de España ante Italia, con lo que ocuparían la península mediterránea dos personas de Moratinos, dos que han trabajado con monseñor Monteiro de Castro cuando éste era Nuncio en España. Por otra parte, a la Ministra actual de Asuntos Exteriores parece que le agrada el cambio por el cambio, algo que es muy de los socialistas. El destino del Vaticano, para un profesional de carrera, no es precisamente un castigo, todo lo contrario. Otra cuestión es que aparezca alguien a última hora y le enseñe a Zapatero la hoja de servicios, que todo puede ser. Como si fuera una tarjeta roja, por eso de la historia.

Con Don Francisco Vázquez, que disfrutará de la Jornada Mundial del Juventud como defensor del Pueblo, todo para el pueblo y no siempre con el pueblo, no hay problema. Sale porque entra, es decir, sube porque baja, viene porque fue. La condición está cumplida: ya tiene dónde reposar la cabeza. Galicia no es problema. Ha representado el genotipo galaico en su estado más puro, aquello de verlas venir, dejarlas pasar y si moja, decir que ha llovido. Todo un Séneca de las adustas costas de mares embravecidos. Al fin y al cabo, Benedicto XVI peregrinó a Santiago, que es de lo que se trata.

José Francisco Serrano Oceja

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·