Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Solidaridad

El secretario general de Cáritas señala "la pereza moral y política” como las causantes de la “persistencia de la pobreza"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, afirmó este lunes que “la persistencia de la pobreza manifiesta de manera cruenta la pereza moral y política de nuestras sociedades”. Mora señaló tres asignaturas pendientes para modificar la situación, entre ellas “reinventar el espacio público como lugar de deliberación y diálogo en común”.

Sebastán Mora intervino en el Foro Nueva Sociedad para reflexionar sobre lo que él mismo definió como “la injusta, desproporcionada y contradictoria omnipresencia de la pobreza y la exclusión social en nuestro mundo, y que, sin duda, parafraseando a Ortega, me atrevo a calificarlo como ‘el tema de nuestro tiempo’”.

Mora reclamó “una manera distinta de mirar el mundo económico y social” y tomar conciencia de que “los momentos que vivimos no son sólo, ni esencialmente, una crisis económica, sino que estamos sumidos en una crisis de esperanza”.

El secretario general de Cáritas recordó que la actual coyuntura social y económica “no ha sido producida por la mala fortuna, por el azar o por una ruptura extraordinaria de la normalidad”, sino que “emergen desde un modelo de desarrollo que antes de la crisis estaban presentes”.

Mora lertó que “las consecuencias sociales de la crisis van a seguir afectando a los más pobres durante varios años más”, por lo que “es indispensable que la ‘salida’ de la crisis no la sustentemos en los mismos procesos que la han producido”.

Desde su punto de vista, “la esperanza del futuro nos vendrá por la capacidad de construir una economía al servicio de las personas, especialmente de aquellas personas a las que les hemos arrebatado la dignidad de la justicia y la igualdad“. Propuso, para ello, “un modelo antropológico distinto” que incida sobre la crisis de valores caracterizada por el hecho de que “los vínculos que tenemos como sociedad se han fragilizado de manera rápida e intensa”.