Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Solidaridad

Pasaron la noche en la comisaría con mascarillas de respiración

Los obispados de Canarias exigen responsabilidades por el trato a los migrantes de la última patera

Cáritas se suma a esta petición y denuncia que las administraciones no atienden en condiciones dignas a estas personas procedentes de África

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cáritas diocesana de Canarias y de Tenerife, así como el secretariado diocesano de Pastoral de Migraciones de la Diócesis de Canarias y la delegación de Migraciones de la Diócesis Nivariense, han exigido corresponsabilidad a las administraciones públicas con el fin de que se respeten los derechos humanos de todas las personas migrantes que lleguen a las islas canarias. 

Migrantes procedentes de África, que llegan a Canarias. Migrantes procedentes de África, que llegan a Canarias.

El pasado 7 de febrero, Salvamento Marítimo remolcó al sur de Gran Canaria a una patera que llevaba cinco días en el mar con medio centenar de inmigrantes a bordo, sin apenas víveres ni agua. Algunas de estas personas murieron y otras fueran atendidas en los servicios de salud.

Sin embargo, unas horas más tarde, algunos de ellos fueron dados de alta pero permanecieron en comisaria durante toda la noche con monitores, mascarillas de respiración y vías conectadas en un precario estado de higiene, han provocado un cruce de reproches entre la Consejería de Sanidad y la Delegación del Gobierno, según informa la agencia Efe.

Ante estos hechos, los obispados de Canarias y Tenerife, así como Cáritas diocesana, ha pedido a las administraciones que dispongan de los medios suficientes para proporcionarles una atención eficaz y eficiente y especialmente, garantizar el derecho a la salud de aquellas personas que más lo necesitan. Asimismo, reclaman que se depuren responsabilidades con el ánimo de evitar que se repita este tipo de actuaciones graves para la salud y dignidad de las personas migrantes.

“Las autoridades e instituciones están obligadas por los tratados internacionales y nuestro marco jurídico a prestar auxilio en condiciones dignas a las personas migrantes que llegan a nuestras costas y a respetar y garantizar en sus actuaciones la no discriminación por raza, lugar de procedencia, etcétera”, reza el comunicado conjunto de las diócesis de Canarias, Tenerife y Cáritas.

Contrarios a la reforma sanitaria 

Estas entidades entienden que la dignidad del ser humano ha de ser uno de los ejes trasversales de los protocolos sanitarios establecidos para este tipo de situaciones y reclamamos el mismo trato digno para las personas independientemente de su situación administrativa. Por lo que  “denunciamos ésta y cuantas otras actuaciones que supongan vejación o vulneración de los Derechos Humanos y cualesquier otra medida que atenten contra la dignidad humana”.

Además, el comunicado señala: “Hemos venido denunciando desde la adopción del RDL 16/2012, que la reforma sanitaria es contraria al derecho internacional de los derechos humanos que establece que España tiene la obligación de respetar el derecho a la salud de todas las personas que habitan en su territorio y garantizar el igual acceso a los servicios de salud, preventivos, curativos o paliativos”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·