Jueves 23/02/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Solidaridad

Está coordinado por Arturo Ros, obispo auxiliar

La diócesis de Valencia activa un plan de emergencia para proteger a los sin techo del frío

Se une así a la iniciativa del Vaticano y a las llevadas a cabo por otras parroquias de España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ola de frío, nieve, lluvias y viento que está azotando la Comunidad Valenciana, de modo especialmente virulento y en una zona donde se goza habitualmente de un clima muy benigno, ha llevado al arzobispado de Valencia a poner en marcha un Plan Especial de Emergencia para atender a las personas que padecen con especial virulencia las nevadas, el frío y la lluvia.

El interior de la iglesia de San Calixto en Roma. L'Osservatore Romano El interior de la iglesia de San Calixto en Roma. L'Osservatore Romano

“Los más vulnerables, especialmente los sin techo y aun aquellos que se niegan a buscar refugio, son los que queremos ayudar y acompañar, con todos los recursos humanos y logísticos, a través de las parroquias y Cáritas diocesana”, señalan a Religión Confidencial fuentes del arzobispado, expresando la preocupación del cardenal Antonio Cañizares.

Durante todo el año, también en estos meses de invierno, cientos de personas viven y duermen en el viejo cauce del río Turia, que atraviesa la ciudad de Valencia.

Alojamiento, alimentos y mantas

El plan especial de emergencia, coordinado por el obispo auxiliar de la diócesis Arturo Ros, incluye la asistencia en la propia sede de Cáritas Diocesana de Valencia, que estará abierta para seguir acogiendo y ofrecer alimentos a quienes lo necesiten, en conexión también con Ciudad de la Esperanza (Aldaya, Valencia), que ha dispuesto para acoger a otras 50 personas.

Así mismo, se han dispuesto plazas en las viviendas de la parroquia de San Juan de la Ribera, y vehículos para desplazamientos desde Cáritas a Ciudad de la Esperanza.

Por otra parte, desde el arzobispado se han puesto en contacto con Protección Civil y otras instituciones, para prestar toda la colaboración que sea necesaria y que ninguna persona quede sin asistencia. A quienes no quieren acudir a lugares de acogida, se les está proporcionando mantas y alimentos.

Pobreza energética 

Desde el arzobispado también ayudan a los que, estando en sus hogares, padecen pobreza energética que les puede afectar a la salud, por carecer de luz o gas, así como el debido abastecimiento de agua y el pago de alquileres, como viene realizando desde hace tiempo, en ocasiones llevando a cabo campañas extraordinarias desde las Cáritas parroquiales, como la que se hizo el pasado mes de diciembre.

Cañizares ha destacado que “la gran solidaridad de los ciudadanos está ayudando en muchos casos, pero no basta, el sistema ha de ser justo, por el bien común”.

La diócesis de Valencia se une así a la iniciativa llevada a cabo por el Vaticano, que ha abierto, en colaboración con la Comunidad católica de San Egidio, la iglesia de San Calixto en la zona del Trastevere para acoger por la noche a los sin techo.

Parroquias de Barcelona

También, la parroquia de Santa Anna de Barcelona ha activado un plan de ayuda para ayudar a las personas más necesitadas por la ola de frío. Se han organizado grupos voluntarios por turnos de 3 horas durante las 24 horas del día. Se recogen mantas, sacos de dormir, calcetines. La parroquia de Premià de Mar también abrió sus puertas durante la noche. Y la Iglesia de Sant Miquel del Port está igualmente prestando servicio. Y también se atienden las necesidades espirituales de los pobres, según recoge GadiumPress.