Martes 21/02/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Solidaridad

Una comandante asegura que esta misión ha cambiado su vida

Militares españoles en Mali logran ser vistos como “amigos” tras un proyecto solidario con unas religiosas

El contingente y las Franciscanas de María Auxiliadora han formado un tándem cuyo fruto ha sido un colegio y un autobús escolar para niños

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Brigada de Caballería Castillejos II de Zaragoza, junto al Regimiento Acorazado Pavía número 4, destacados en la República africana de Mali, recaudaron 11.000 euros de la X Carrera del Ebro, evento que organizan todos los años. Buscaron un proyecto de cooperación para destinar esos fondos y desde el ministerio de Defensa, resultó elegido el de las Hermanas Franciscanas de María Auxiliadora, que llevan 25 años en Mali.

Una religiosa en Mali con un militar español. Una religiosa en Mali con un militar español.

El jefe de la Brigada, general Chapa junto al coronel Turiño, jefe del Acorazado Pavía contactaron con la comandante Alcover, miembro del contingente español e intendente en la región Koulikoro, de la república de Mali. Le pidieron que le remitiera varios proyectos.

Esta comandante conocía la labor de unas cuantas congregaciones de la zona. Finalmente, desde territorio nacional, resultó elegido el de las hermanas franciscanas, que llevan 15 años Koulikoro.

Su carisma misionero y franciscano encuentra su “expresión allí, en la promoción femenina y de la infancia, los eslabones más débiles y desprotegidos en una sociedad que vive en la escasez”, publica el boletín del Ejército de Tierra.

Así, a través de un proyecto del Ministerio de Defensa español en la zona, se ha construido y dotado de material, una escuela. Además, gracias a la aportación de la Brigada conseguida tras la X Carrera del Ebro, se ha sufragado la escolaridad de 30 niños y la compra de un pequeño autobús escolar al que llaman kata-kata-ni.  

“Han sabido ganarse su admiración”

Estas misioneras conocieron al Ejército español hace cuatro años, a través de la iglesia. La hermana Janet, superiora de la fraternidad de Koulikoro, afirma: “Ahora, para nosotras, los militares españoles son hermanos, que además han logrado que los locales los vean como amigos. Han sabido ganarse su admiración y respeto”, recoge la publicación del Ejército de Tierra.

La comandante Alcover asegura que, tras seis meses de misión en Mali con uno de los contingentes generados por la Brigada de Caballería `Castillejos´ de Zaragoza, “la experiencia ha sido una maravilla. Está misión ha cambiado mi vida”, declara.

La comandante conoció a las Hermanas Franciscanas de María Auxiliadora, misioneras en la región de Kolikoró por casualidad. Fue a entregarles una caja. Unos días después, estas religiosas fueron a su destacamento a “felicitarme por mi cumpleaños, con una guitarra y todo”, relata la militar.