Jueves 08/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Otras Religiones

Un miembro del Vaticano considera que prohibir los minaretes musulmanes en Suiza es un obstáculo para la integración

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes, Antonio María Vegliò, se ha mostrado de acuerdo con los obispos suizos, quienes, tras el triunfo del ‘sí’ a la prohibición de los minaretes, señalaron que la decisión es un “obstáculo y un gran desafío para el camino de integración en el diálogo y el respeto mutuo”.

 

Días antes del referéndum, Veglió declaró: "Un cristiano debe ser capaz de ir más allá de la falta de reciprocidad. […] No podemos aceptar una lógica de exclusión. Si uno quiere ser católico, debe estar abierto a los demás. No ser ingenuo, claro: a veces también hay que saber sacar las uñas, pero sin hacer demasiado daño".

El episcopado helvético considera que “el sí a la iniciativa [de prohibir la construcción de minaretes] aumenta los problemas de la convivencia entre las religiones y las culturas” y “no servirá a los cristianos oprimidos y perseguidos en los países islámicos, sino que deteriora la credibilidad de su compromiso en esos países”.

El secretario general de la conferencia episcopal suiza, Félix Gmür, dijo el domingo que los obispos "no estaban contentos" con resultado del referéndum, que calificó como un "golpe duro a la libertad religiosa”.

En septiembre pasado, los obispos suizos señalaron que “los minaretes, como los campanarios de las iglesias, son un signo de la presencia pública de una religión”.

Alrededor del 57% de los votantes del referéndum ha apoyado la prohibición de nuevos minaretes. El país cuenta actualmente con cuatro minaretes, que no se utilizan para llamar a la oración. En Suiza viven unos 350.000 musulmanes, sobre una población de 7,5 millones.