Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Religiones

Un 20% de la población puede ser víctima de estos grupos

El ‘Top 5’ de las sectas en España: mormones, New Age, orientalismo, reiki y yoga

El sacerdote Luis Santamaría alerta de la proliferación de pseudoterapias de sanación energética que se están cebando con los enfermos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El sacerdote Luis Santamaría del Río, delegado diocesano de Medios de Comunicación Social de la diócesis de Zamora, lleva estudiando el fenómeno de las sectas y la nueva religiosidad desde 1998. Alerta que en España “proliferan las sectas aunque mucha gente piense lo contrario”.

Luis Santamaría del Río. Luis Santamaría del Río.

Miembro fundador de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) y director de su Biblioteca-Centro de Documentación “José María Baamonde”, (además de ser párroco de nueve pueblos de Zamora), Luis Santamaría apunta que “en España, operan al menos, 350 sectas” según una investigación dirigida por él.

“Calculamos que en torno a 400.000 personas están implicadas en las sectas. Pero lo más preocupante es que hay un 20% de la población que puede ser un caldo de cultivo ideal para las sectas, si atendemos a algunas estadísticas sobre creencias mágicas, recurso a videntes, lo esotérico, etc.”, subraya este sacerdote a Religión Confidencial.

Enumera las más asentadas en España: “Por un lado están las sectas de impronta cristiana.  Destacan los testigos de Jehová y los mormones (Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días), que afirman ser cristianos pero no lo son en absoluto. Además, los ex miembros demuestran que se dan diversas formas de presión social y abuso psicológico. Se mantienen o crecen gracias, sobre todo, a la captación de inmigrantes”.  

Santamaría reitera que “cuando se ha querido expulsar a Dios de la vida pública, son los dioses los que aparecen, volviendo a una sociedad pagana en la que muchos líderes sectarios encuentran su entorno ideal”.

Enfermos que dejan sus tratamientos

Pero lo que más crece es todo lo que viene incluido bajo el paraguas de la Nueva Era (New Age) y el orientalismo. “Multitud de centros y grupos hablan de una ´espiritualidad sin religión´, que plantean ofertas que tienen una gran aceptación en la actualidad: meditación y búsqueda de la paz interior, descubrimiento del potencial humano interno, regresión a vidas pasadas, etc.”. Destaca, sobre todo, el reiki, que está muy difundido”.

Lo más preocupante es todo lo relativo a las pseudociencias y pseudoterapias de carácter espiritual, que se están cebando sobre todo en los enfermos, a los que ofrecen una supuesta sanación de tipo energética, espiritual, emocional... logrando muchas veces situaciones que recuerdan lo peor de las sectas clásicas: manipulación mental, abuso psicológico ante la vulnerabilidad, aislamiento de la familia y del entorno social anterior, etc.  “Incluso hay enfermos que dejan sus tratamientos médicos para seguir estas propuestas ´alternativas`, con graves perjuicios para su salud. Aquí entran propuestas que están muy de moda como la Bioneuroemoción, la Nueva Medicina Germánica, etc.” , aclara Santamaría.

Este experto explica que “la Nueva Era es una nebulosa espiritual que se ha difundido a partir de la segunda mitad del siglo XX y que plantea, en el fondo, que hay una divinidad difusa de la que todos formamos parte. Por eso se habla tanto de energías, de bienestar... No hay división entre Dios y el hombre, ni entre el hombre y el universo, porque todo es uno. Se trata de una espiritualidad panteísta (todo es Dios), que en ocasiones emplea elementos y conceptos del cristianismo (habla de Dios, de Cristo, de los ángeles...), pero vaciándolos de sentido y dándoles uno nuevo, de tipo mágico y esotérico”.

¿Puede un cristiano practicar Yoga?  

Respecto al Yoga, Luis Santamaría explica cómo un cristiano puede distinguir si detrás de unas inofensivas clases de Yoga, se encierra prácticas sectarias. “No podemos olvidar el origen religioso (hindú) del yoga. Cualquier persona, sea creyente o no, debe observar con atención qué es lo que se le está ofreciendo bajo ese nombre”.

El sacerdote lanza una serie de preguntas sobre estas técnicas orientales de meditación: “¿Son simplemente unas posturas (asanas), unos ejercicios de relajación y respiración? ¿Se habla de unión con la divinidad o de encontrar la divinidad interna? ¿Se plantean otras cuestiones de la cosmovisión oriental, como el karma, los chakras, la reencarnación...? Entonces hablamos, por lo menos, de la propuesta de una religión distinta a la del practicante del yoga, muchas veces de forma sutil y progresiva, que podría tener una deriva sectaria, como podemos comprobar en muchas ocasiones”.

La Iglesia elaboró en 1989 un documento realizado por la Congregación para la Doctrina de la Fe y firmado por el cardenal Ratzinger, que llama a hacer un serio discernimiento. “La Iglesia ni condena ni alaba el yoga, sino que plantea que los católicos, formándose bien y teniendo una experiencia de Dios auténtica, se planteen si el yoga u otras técnicas orientales pueden ayudarles en su vida de fe, o si, por el contrario, están sustituyendo la relación con Dios por otras cosas que no son oración”.

Criterios para distinguirlas

Luis Santamaría lanza una serie de criterios para discernir su naturaleza y riesgos: “Es importante fijarse en si hay transparencia, si la persona sabe lo que se va a encontrar, las obligaciones y responsabilidades que contraería, la apertura de un grupo al resto de realidades del mundo, la valoración de la familia, porque las sectas suelen aislar a la persona de su entorno afectivo más importante, sustituyéndolo”.

Pero el tema clave está en la libertad: “La secta no deja a la persona ser libre, sino que la dirige para sus propios fines. Por eso es tan importante detectar las estrategias de influencia ilegítima sobre el individuo, lo que ahora se denomina técnicas de abuso psicológico. El peligro principal no está en el fraude económico. El peligro fundamental es el daño que hacen a la dignidad y a la libertad de muchísimas personas”.  

La Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), que va camino de cumplir 11 años de vida, tiene entre sus misiones principales la de ofrecer formación e información. Para ello disponen del boletín Info-RIES, que ha publicado más de 4.500 artículos y noticias en una década, y que es de suscripción gratuita. Lo reciben más de 10.000 personas. Cualquier persona puede consultar en ries.secr@gmail.com (o a ries.america@gmail.com si lo hacen desde el continente americano). 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·