Jueves 24/08/2017. Actualizado 11:40h

·Publicidad·

Otras Religiones

Disturbios en Tierra Santa

Centenares de palestinos incendian la tumba del profeta José durante la Intifada

La violencia contra Israel se ha extendido a Nablús, donde se encuentra el lugar sagrado para los judíos donde reposó el hijo de Jacob

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los disturbios violentos entre manifestantes palestinos y militares israelíes se extienden desde hace días en una ola de violencia que ya ha dejado 33 muertos palestinos y 7 israelíes durante el mes de octubre. La que ya se denomina Tercera Intifada empezó por motivos religiosos y está teniendo consecuencias religiosas.

Tumba del profeta José en Nablus (Palestina). Tumba del profeta José en Nablus (Palestina).

El origen fue un conflicto por la entrada en la Mezquita de Al Aqsa, en Jerusalén. Tras varios días de disturbios, ayer un grupo de varios cientos de jóvenes palestinos encapuchados se dirigieron a la Tumba del Profeta José, uno de los 12 hijos de Jacob, que se encuentra en la localidad de Nablús.

Una vez allí, lanzaron varios cócteles molotov e introdujeron material inflamable que provocó un fuego que fuerzas de la Autoridad Nacional Palestina extinguieron más tarde.

La tumba es un lugar sagrado para los judíos, que incluso peregrinan hasta ella. José fue el hijo de Jacob que sus hermanos vendieron como esclavo, fue llevado a Egipto y terminó instalando a los israelitas en ese país.

Hamas llama a la Intifada

Aunque no hay evidencia clara de que los ataques estén organizados centralmente, los palestinos está celebrando y alentando estos atentados en las redes sociales, informa la BBC. También han surgido en Facebook y YouTube otros mensajes elogiando y exhortando a más ataques contra israelíes, mientras que en Twitter los hashtags “Jerusalén intifada” o “intifada de puñales” están ganando terreno en las redes sociales palestinas. Muchos de los ataques y sus consecuencias han sido filmados con teléfonos móviles y cámaras de circuito cerrado, cargados rápidamente y compartidos por internet.

Funcionarios israelíes han expresado su temor de que las imágenes de agresores siendo acribillados podrían alimentar la ira e inspirar más ataques.

La ola de violencia entre palestinos e israelíes comenzaron tras la difusión por televisión de un mensaje del jefe de facto del gobierno en Gaza y segundo en la jerarquía del movimiento islamista Hamás, Ismail Haniye, que afirmó que la nueva Intifada palestina “está empezando y debe continuar”. Así, el llamado “día de la Ira”, contra Israel, convocado por las facciones Hamás, Yihad Islámica y Al Fatah, ha empezado antes de lo previsto.

Después de un período de relativa tranquilidad, la violencia entre las dos comunidades ha ido creciendo tras los rumores, a mediados de septiembre pasado, sobre un supuesto plan de Israel para modificar los acuerdos que gestionan la mezquita de Al Aqsa, un sitio de Jerusalén sagrado para los musulmanes. Israel desmintió los rumores, pero poco después dos israelíes que viajaban con su familia, murieron en Cisjordania por disparos hechos por palestinos. Y comenzó una ola de apuñalamientos y disparos que ha dejado una estela de muertes de ambos bandos.

La policía israelí ha instalado puestos de control en los barrios árabes de Jerusalén, una medida de seguridad sin precedentes desde el fin de la segunda Intifada en 2005, informa El País. Hasta el momento ha habido dos intifadas palestinas contra la ocupación israelí. Una en la década de 1980 y otra a comienzos de la de 2000.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·