Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

El presbítero vive en una tienda de campaña de un campo de refugiados del Kurdistán

Unas religiosas entregan un donativo a un cura perseguido por el ISIS y éste lo devuelve para Ecuador

Las Siervas del Hogar de Alcalá de Henares, que han perdido seis hermanas en el terremoto, realizaron una colecta para la comunidad del sacerdote iraquí Benham Benoka

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La congregación de las Siervas del Hogar de la Madre perdió a seis religiosas en el terremoto de Ecuador del pasado 16 de abril. Unos días más tarde, las hermanas de Alcalá de Henares tenían una cita para grabar el testimonio de un joven sacerdote iraquí, Benham Benoka, que en agosto de 2014 se vio obligado a huir, junto con su comunidad cristiana, desde Mosul al Kurdistán, ante la invasión del Estado Islámico. 

Colegio destruido de las Siervas del Hogar en Ecuador. Colegio destruido de las Siervas del Hogar en Ecuador.

Desde entonces, el padre Benoka y los cientos de cristianos huidos con él, viven en tiendas de campaña y pequeñas casetas prefabricadas, en unas condiciones miserables, durísimas. Desde la Fundación EUK Mamie – HM Televisión vinculada a las Siervas del Hogar, han tratado de ser altavoces del genocidio del que los cristianos están siendo objeto en Medio Oriente a través de la serie “Tras las Huellas del Nazareno”, “en la que grabamos a obispos, sacerdotes, religiosos y laicos que han sufrido y sufren en su carne la persecución anticristiana”, afirma en un comunicado la hermana Beatriz Liaño, directora de la Oficina de Prensa de la Fundación E.U.K. Mamie.

Beatriz Liaño relata que las hermanas de Alcalá de Henares habían asumido un compromiso particular. Cada mes, en las parroquias en las que colaboran, dan a conocer el testimonio de uno de estos valientes testigos de la fe y realizan una colecta que le hacen llegar directamente, para que él pueda usarlo para aliviar las graves necesidades de la comunidad cristiana que atienden.

Al tener esta posibilidad de encontrarse con el padre Benoka, pensaron en entregarle a él los frutos de los últimos donativos recibidos. Una vez terminada la entrevista, trataron de darle el sobre con el dinero, pero la reacción del sacerdote iraquí fue “sorprendente”, declara la hermana Beatriz Liaño.

Se negó a recibir el dinero  

“Se negó a recibir el dinero y pidió que fuera enviado a Ecuador. Estamos hablando de un hombre – cabeza de una comunidad - que vive hace un año y medio en una tienda de campaña, pasando todo tipo de necesidades. Las hermanas insistieron: Padre, el dinero ha sido recogido para ustedes, para los cristianos perseguidos en Medio Oriente. El padre Benoka volvió a negarse. Las hermanas volvieron a insistir, así que el padre Benoka, extendió la mano y tomó el sobre, mientras decía: Ok, deme ese dinero. Ahora es mío, ¿verdad? Y con lo mío hago lo que quiero, y yo se lo entrego a ustedes, para que lo hagan llegar a las víctimas del terremoto en Ecuador”.

La hermana Beatriz Liaño señala: “Yo solo puedo decir que me parece un gesto de caridad heroico, a la altura de esa viuda que se ganó la admiración del Señor porque “de su indigencia, ha dado todo lo que tenía para vivir” (Lc 21, 4), a la altura de los gestos que hicieron exclamar en la primera hora de la Iglesia: “Mirad cómo se aman”. Mientras escribo esto, me pregunto: ¿Estaremos nosotros a la altura? Espero que sí”. Nuestros hermanos de Ecuador nos necesitan”. 

Tapia y patio del colegio. Tapia y patio del colegio.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·