Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

"Es impresionante ver todo el bien que puede realizar una sola vocación nativa", explica un misionero español en Perú

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este domingo se celebra la Jornada de las Vocaciones Nativas, fecha en la que la Iglesia recuerda la necesidad de ayudar a la promoción de vocaciones en los territorios de misión, tanto mediante la oración como a través de donativos que recoge la Obra de San Pedro Apóstol, de Obras Misionales Pontificias. Religión Confidencial ha hablado con un misionero español que explica por qué es tan importante que la Iglesia local dé sus frutos en forma de vocaciones.

"Lo primero que haría sería invitarles a venir a la misión. "Venid y veréis", dice el Señor. Les invito a dedicar una parte de su tiempo a conocer la realidad de la misión. También es muy importante la colaboración económica. Es impresionante ver todo el bien que puede realizar una sola vocación nativa. Ojalá los españoles vieran toda la ayuda material y espiritual que realiza un solo sacerdote, así se animarían a colaborar". Quien se expresa con estas palabras es Alfonso Vivern, franciscano de Tercera Orden en Lima, Perú, desde hace 8 años. Su amplia experiencia le ha permitido saber que para que la Iglesia en un territorio de misión sea fructífera, hacen falta vocaciones nativas.

Ese es el motivo por el que Obras Misionales Pontificias celebra todos los años diversos eventos en el seno de la labor de la Obra de San Pedro Apóstol, la que se ocupa de promover las vocaciones nativas. Es cuando la Iglesia empieza a germinar en aquél territorio desolado, cuando de verdad se visualiza el sentido de la comunidad de los fieles.

Esa comunidad de los fieles mantiene con sus donativos a numerosos seminaristas, novicios y novicias que no puden vivir sin presupuesto alguno. Esa comunidad de bienes le da también sus oraciones para que Dios les ayude en un camino no exento de dificultades. "OMP nos ayuda a través de la delegación de misiones de Mallorca. Financian una beca de formación de un seminarista. El año pasado se notó la crisis económica en las ayudas", dice Vivern.

Esas ayudas tienen nombre y apellidos porque van a personas que después hacen crecer la diócesis: "Actualmente hay 20 novicios en formación en nuestra congregación. Hay más vocaciones que en Europa, ya que es una realidad muy distinta. La gente tiene un trasfondo espiritual profundo, un sentido de la trascendencia más amplio que los europeos", explican.

Así lo sentirán muchos que queden tocados por la vocación y que recuerdan qué sintieron ellos para poder animar a irse a los demás: "Lo primero que haría sería invitarles a venir a la misión. "Venid y veréis", dice el Señor. Les invito a dedicar una parte de su tiempo a conocer la realidad de la misión. También es muy importante la colaboración económica. Es impresionante ver todo el bien que puede realizar una sola vocación nativa. Ojalá los españoles vieran toda la ayuda material y espiritual que realiza un solo sacerdote, así se animarían a colaborar".

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·