Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Una celebración ecuménica y 350 tañidos de campana en Copenhague por la justicia climática

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Luteranos, católicos, ortodoxos, protestantes y budistas participaron este domingo en un servicio ecuménico presidido por el arzobispo de Canterbury, en el que rezaron por la justicia climática. Tras la celebración, las campanas de la catedral luterana tañeron 350 veces, el nivel máximo de partículas por millón de CO2 emitidas a la atmósfera para frenar el cambio climático.

Por su parte, los miembros de la delegación Cáritas Española y CIDSE (Cooperación Internacional para el Desarrollo y la Solidaridad) participaron, el sábado, en la Marcha por la Justicia Climática, en la que cientos de miles de manifestantes recorrieron los más de seis kilómetros de distancia que median entre el punto de partida, la catedral católica de San Ansgar, en el centro de Copenhague, y el Bella Center, el centro de convenciones donde desarrollan las sesiones de la Cumbre del Clima.

La víspera, el viernes 11 de diciembre, todos los representantes de Cáritas y CIDSE que se han dado cita en la capital danesa participaron en la catedral católica en una misa por la justicia climática, presidida por el presidente de Caritas África, monseñor Cyprian Lwanga, de Kampala, y concelebrada por otros obispos de diversas Cáritas del mundo que han acudido a Copenhague, como México, Indonesia, Bangladesh y Mozambique.