Miércoles 07/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

El cardenal Maradiaga denuncia que agentes del servicio secreto venezolano operan en Honduras y han introducido armas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El arzobispo de Tegucigalpa, cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, ha declarado: “Es preciso saber que desde hace tiempo luchamos contra una poderosa campaña financiada con mucho dinero por el presidente Hugo Chávez. Y agentes del servicio secreto venezolano operan en nuestro país, donde también han introducido armas".

 

El prelado considera que lo más preocupante de los últimos meses ha sido “la intromisión de Venezuela, que sin ningún respeto por Honduras quería imponer su proyecto totalitario a toda costa”.

Maradiaga ha explicado que los obispos hondureños se reunieron durante tres horas y media con el depuesto presidente Zelaya para que desistiera en su propósito de reformar la Constitución y así poder ser reelegido. Pero “lamentablemente pudo más el proyecto de Hugo Chávez y se precipitó lo que todos lamentamos”.

En declaraciones al diario alemán 'Frankfurter Allgemeine Zeitung', el cardenal hondureño ha declarado: “Es absurdo parangonar la deposición de Zelaya con tantos golpes de Estado que han tenido lugar en la historia de América Latina, que llevaron a los militares al poder, ya que no hay ningún miembro de las Fuerzas Armadas que forme parte del nuevo gobierno”. En Honduras “los tres poderes del Estado -ejecutivo, legislativo y judicial- actúan de un modo legal y democrático de acuerdo con la Constitución”.

El cardenal y presidente de la Conferencia Episcopal Hondureña también se ha preguntado: “¿Con quiénes podría gobernar el señor Zelaya? Habiéndose demostrado la corrupción de muchos de sus ministros, algunos de los cuales tienen procesos judiciales pendientes, no serían aceptados en sus puestos”. Y añade que Zelaya ha violado repetidas veces las leyes del país, “como consta en los tribunales”, y ha mentido en los medios internacionales.

Maradiaga ha recibido cartas de apoyo de las conferencias episcopales de Ecuador, Bolivia y Venezuela, así como del Consejo Episcopal Latinoamericano.