Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Sistach denuncia la actitud del "laicismo intolerante con las religiones", que olvida que el Estado es aconfesional, pero "la sociedad no lo es"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cardenal arzobispo de Barcelona Lluis Martínez Sistach participó ayer en Cracovia en el Congreso de líderes religiosos organizado por la Comunidad de San Egidio. En sus reflexiones sobre la convivencia en un mundo plural recordó que "el gran reto del cristianismo contemporáneo es vivir en la pluralidad religiosa". Y denunció "la actitud del laicismo intolerante con las religiones, que combaten toda forma de relevancia política de la religión, olvidando que si el Estado es aconfesional, la sociedad, en cambio, no lo es".

El cardel Martínez Sistach se refirió en su conferencia a la situación en la que se encuentran los cristianos en el siglo actual. Se preguntó, "¿Somos nosotros los últimos cristianos, o sólo estamos al final de la llamada "cristiandad", entendida como un modelo de relación entre el cristianismo y la sociedad?" Y su respuesta: "El cristianismo está comenzando, aunque sea desde una realidad minoritaria".

Citando al profesor Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de san Egidio, afirmó que "el gran reto del cristianismo contemporáneo es vivir en la pluralidad religiosa. El siglo XX –y podríamos decir: también el siglo XXI- representa un siglo en que el cristianismo hace una experiencia decisiva e inédita en relación con las demás Iglesias y comunidades cristianas y en relación con las otras religiones", añadió.

Para experimentar el diálogo interreligioso, Sistach advirtió de la necesidad de tener conciencia de la propia identidad. "Puedo decir que esta afirmación de la vivencia profunda de la propia identidad como condición para un verdadero diálogo es uno de los puntos más comunes y reiterados en mi ministerio episcopal".