Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

La Iglesia cubana inaugurará en 2010 un nuevo seminario después de 50 años. La primera piedra del proyecto la bendijo Juan Pablo II en 1998

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La archidiócesis de La Habana verá en pocos meses realizado su sueño de contar con un nuevo seminario. Será la primera insfraestructura relevante que la Iglesia levanta en Cuba en los últimos 50 años, desde la instauración del régimen de Fidel Castro. La primera piedra la bendijo Juan Pablo II durante su viaje a la isla en 1998. Uno de los obispos de EEUU que viajó a Cuba hace pocos días ha señalado la apertura del nuevo seminario como un signo esperanzador para la Iglesia cubana. El proyecto ha sido financiado con aportaciones de todo el mundo, con una participación muy relevante de los Caballeros de Colón.

Aunque la vida de la iglesia católica en Cuba sigue teñida de restricciones permanentes por parte de Gobierno, aparecen señales optimistas en el horizonte que pueden permitir su revitalización. Haciendo balance de su reciente viaje a la isla, Thomas WenskiSe, obispo de Orlando (Florida), afirmó el martes en el 'Miami Herald' que las relaciones Iglesia-Estado no son "lo que deberían ser pero son mejores de lo que han sido".

Como ejemplo el obispo norteamericano citó la próxima apertura del nuevo seminario de La Habana que tendrá capacidad para alojar hasta 100 seminaristas. "Es el primer proyecto de construcción significativo emprendido por la Iglesia Católica en 50 años en Cuba", dijo, y estimó que estará terminado a finales del verano de 2010, "un modo adecuado de cerrar el Año de los Sacerdotes en este país", añadió.

Aunque el proyecto se concibió en los años 90 impulsado por el cardenal Jaime Ortega Alamino, arzobispo de La Habana, y el Papa Juan Pablo II bendijo su primera piedra en enero del 98, las obras no comenzaron hasta julio de 2006. El nuevo centro de formación sustituirá y heredará el nombre del antiguo de San Carlos y San Ambrosio, situado en el centro histórico de la ciudad.

Situado a 15 kilómetros de al este de La Habana, contará con una extensión de 22 hectáreas. El complejo estará compuesto por cuatro edificios de Teología y cuatro de Filosofía, donde se ubicarán las aulas y los dormitorios de los seminaristas, más el edificio de la rectoría, oficinas de atención, la biblioteca y el aula magna. En medio de todos ellos se levantará la capilla. Las instalaciones contarán también con campos de deporte y zonas de paseo.

El sueño del arzobispo de La Habana ha sido posible gracias a las aportaciones de instituciones de todo el mundo. Entre otras las conferencias episcopales de Italia y Alemania, y grupos de católicos franceses, italianos o la Santa Sede. Pero la donación más importante procede de los Caballeros de Colón.

El actual Seminario San Carlos y San Ambrosio será convertido en un gran centro cultural y de estudio que llevará el nombre de Félix Varela. En sus instalaciones se habilitará una biblioteca abierta al público, el Museo Archidiocesano y se habilitarán espacios para exposiciones de arte, obras de teatro, conciertos, y proyección películas.