Jueves 08/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Mundo

El cardenal de La Habana niega que los asesinatos de los sacerdotes españoles tengan un "matiz religioso o político"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En cuatro días, las autoridades cubanas han dado por zanjado el asesinato del sacerdote español Mariano Arroyo Merino. El Gobierno informó el jueves al arzobispado de La Habana de que la policía había capturado al "presunto responsable" del asesinato. El arzobispado de La Habana ha querido, además, despejar cualquier especulación en torno al asesinato del Padre Arroyo. En un comunicado expresó su "firme rechazo" a las informaciones que pretenden vincular los crímenes de los dos sacerdotes españoles, y niega que los sucesos tengan ningún "matiz religioso o político". El cardenal Jaime Ortega volvió insistir en ello el viernes durante el funeral por Mariano Arroyo en la catedral de La Habana.

 

En su homilía el cardenal Ortega se quejó, según Efe, de las "preguntas insidiosas que algún comentarista se atrevió a hacer, buscándole una significación anti-religiosa y aún anti-española, con matices políticos, al asesinato del padre Arroyo. ¡Por Dios!, exclamó, no es odio a los sacerdotes por su condición de tales, ni odio a los españoles. No se juzgan los sentimientos de un pueblo a partir de la actuación de unos delincuentes, vulgares criminales de la peor especie que, desgraciadamente, existen en todas partes, incluyendo los sitios de donde proceden esos juicios".

 

El arzobispado había informado el pasado jueves de que el Gobierno les había comunicado "la captura del presunto responsable de este execrable crimen y sus posibles cómplices. Además de las pruebas vinculantes, las autoridades policiales cuentan ya con la confesión del mencionado responsable".

 

Las palabras del cardenal Ortega vendrían a negar versiones que relacionaban la brutalidad del crimen de Arroyo con prácticas satánicas, ya que en Regla, como en otras muchas partes del país, es frecuente la mezcla de prácticas de magia y santería con la religión.