Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Colón, Galileo Galilei y Mozart visitaron la ‘santa casa de Loreto’, donde, según la tradición, nació y creció la Virgen María

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cristóbal Colón, Galileo, W. Amadeus Mozart y Descartes peregrinaron a Loreto (Italia), a la casa donde, según la tradición nació y creció la Virgen María. El filósofo francés fue a cumplir un voto, e hizo a pie el camino de Venecia a Loreto. La ‘santa casa’ ha sido objeto de gran veneración desde el siglo XIII.

 

Según la tradición, en 1291 desapareció la casa de Nazaret para aparecer, tres años después, sobre las colinas de Loreto, donde actualmente se encuentra. Se verificaron en seguida prodigios de todo tipo: milagros, curaciones, conversiones, que hicieron pensar que aquella pequeña y misteriosa construcción tuviese poderes sobrenaturales. En seguida se supo que aquella casa antes estaba en Nazaret.

Para protegerla, se construyó un santuario, que se convirtió en uno de los más célebres de Europa, visitado por innumerables devotos. A lo largo de los siglos, trece papas han peregrinado a Loreto, el último Benedicto XVI en 2007. Juan Pablo II estuvo allí cuatro veces.

Giuseppe Santarelli, religioso capuchino, historiador y arqueólogo, explica: “Que fuese transportada por ángeles desde Nazaret no lo podemos demostrar científicamente. En cambio, hoy, tras años de estudios, análisis e investigaciones arqueológicas realizadas con los medios más sofisticados, estamos capacitados para afirmar categóricamente que esta casita es precisamente aquella que hasta el final del siglo XIII se veneraba en Nazaret como la Casa de la Virgen”.

Santarelli añade que, “entre estos pobres muros nació y vivió la Virgen, es decir, la Madre de Dios, la criatura más santa que haya existido nunca sobre la tierra. Aquí, María recibió la Anunciación del Ángel y aquí se realizó el acontecimiento más grande del universo: la Encarnación de Dios”.

El 8 de septiembre, la Iglesia celebró la fiesta litúrgica de la Natividad de la Santísima Virgen. En Italia, esta festividad reviste particular significado.