Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Más de 500 muertos en Filipinas y más de 400 desaparecidos. Las familias de damnificados buscan refugio entre los misioneros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El tifón Pablo se ha cobrado más de 500 vidas a su paso por Filipinas y se espera que la cifra ascienda considerablemente porque se cifran 400 el número de desaparecidos. Miles de familias se han quedado sin hogar. De in,editado, los misioneros católicos han salido al rescate. Los estadounidenses de Catholic Releive Services ya han enviado varias unidades de emergencia.

Es, posiblemente, la característica que mejor define a los misioneros: siempre están allí. Por eso ha estado entre los primeros en acudir al rescate de las miles de personas que han perdido todo como consecuencia del paso del tifón Pablo por Filipinas.

Según explica la Conferencia de Obispos de Estados Unidos, Catholic Releive Services, la agencia humanitaria oficial de la Iglesia en ese país, ya ha enviado cinco unidades extraordinarias de ayuda que están permitiendo dar acogida a más de mil familias damnificadas por el tifón.

"No hay electricidad y las comunicaciones son muy malas en estas provincias. Aunque algunas familias han logrado refugio en centros de evacuación, otras muchas están durmiendo a la intemperie", explicaba una fuente desde Filipinas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·