Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

El cardenal Dziwisz recordó en el congreso de líderes religiosos de Cracovia las "masacres materiales y espirituales" que ha dejado el comunismo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El que fuera secretario de Juan Pablo II, el cardenal arzobispo de Cracovia Stanislaw Dziwisz, inauguró el pasado domingo el Congreso Internacional por la Paz 'Hombres y Religiones', organizado por la Comunidad de San Egidio, recordando al Papa polaco, a quien citó como 'padre espiritual' del encuentro. En su homilía se refirió a "la humillación sufrida en Polonia por parte de la ideología comunista, que dejó tras de sí masacres espirituales y materiales".

El cardenal Dziwisz animó a sus organizadores a promover la paz junto a las personas congregadas de religiones, tradiciones espirituales y culturas distintas, y desde los ánimos de Juan Pablo II en el principio de su pontificado: "Abrid las fronteras de los Estados a su poder salvador, abridle los sistemas económicos y los políticos, los amplios campos de cultura, de civilización, de desarrollo. ¡No tengáis miedo!”

El "mundo inquieto" necesita, dijo el cardenal Dziwisz, de la misión y el testimonio de los cristianos. En su homilía recordó los daños provocados por el comunismo especialmente en Polonia. "Durante décadas ha intentado dominar las conciencias de la gente, pisoteando su dignidad, privándoles de la libertad, prometiendo construir el paraíso en la tierra. Un paraíso sin Dios. Esta ideología ha dejado tras de sí masacres espirituales y materiales. Ahora pacientemente reconstruimos la casa destruida de los valores humanos y cristianos, tal como ohacen otros pueblos de Europa Central y Oriental".

Citó también "los años oscuros del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau", lugar al que está previsto que los líderes religiosos presentes en el Congreso vayan en peregrinación.