Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

David Cameron al Papa: "Santidad, nos ha retado al país entero a sentarnos a pensar, y eso sólo puede ser bueno"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En su despedida del Papa, el primer ministro británico, David Cameron, calificó este domingo la visita de "histórica" y "emotiva". Hizo suyas las palabras de Benedicto XVI en Westminster Hall: "La fe no es un problema que tienen que resolver los legisladores sino una contribución al debate nacional".

Y reconoció la fuerza de sus mensajes: "Santidad, nos ha retado al país entero a sentarnos a pensar, y eso sólo puede ser bueno". El primer ministro británico admitió al Papa que sus palabras habían sido escuchadas no sólo por los 6 millones de católicos, sino por los 60 millones de ciudadadanos del país y de otras naciones, por personas de fe o sin ella.

Afirmó que no es necesario tener una fe concreta para reconocer las obligaciones de trabajar por el bien común, y que todos tenemos una obligación social con los demás, con nuestras familias y con nuestras comunidades.

Cameron recordó la figura del ya beato cardenal Newman y su lema, convertido en el slogan de la visita papal, "el corazón habla al corazón", y le agradeció sus palabras en torno a las "obligaciones y compromiso comunes" de todos los ciudadanos en la sociedad, algo que, dijo el mandatario británico, es central en la nueva cultura de responsabilidad social que quiere construir desde su gobierno.

Sobre la fe y su inclujo en los creyentes, dijo Cameron que resulta para muchos un "estímulo para la acción", y puso como ejemplo las más de 30.000 asociaciones y ONG de carácter religioso, recordó que la fe otorga a las personas un sentido a la vida, e inspira a las personas a ayudar a otros, motivos por los que la fe ha de ser celebrada.

Cameron despidió al Papa ratificando su compromiso de trabajar mano a mano con la Santa Sede en cuestiones como el cambio climático y sus consecuencias o para reducir la pobreza en el mundo.