Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mundo

Ayuda a la Iglesia Necesitada propone a los católicos "regalar" una misa para ayudar a sostener a sacerdotes del tercer mundo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuando alguien "regala misas" a través de Ayuda a la Iglesia Necesitada, la asociación hace llegar su donativo a un sacerdote en el Tercer Mundo, contribuyendo, así, a su sostenimiento durante varios días. Él, en agradecimiento, celebrará la Eucaristía por la intención de ese ser querido.

Con la campaña “Una Misa, el mejor regalo”. la asociación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada convierte en obsequio el ofrecimiento de Misas, ante una intención particular o ante situaciones concretas de la vida (cumpleaños, nacimiento, boda, enfermedad, desempleo, defunción…). La Eucaristía para los católicos, recuerda AIN, "es la mejor manifestación de amor hacia un ser querido y, por tanto, el mejor regalo con que se puede obsequiar a familiares y amigos. Se trata de un regalo diferente, lleno de sentido, novedoso y sorprendente".

La persona que regala puede hacer llegar por correo electrónico o postal, una tarjeta personalizada a su familiar o amigo informándole del regalo. Puede hacerlo a través de www.regalaunamisa.org o www.ayudaalaiglesianecesitada.org, o puede llamar a Ayuda a la Iglesia Necesitada (91 725 92 12 / 93 237 37 63 / 902 636 737) y solicitar tantas tarjetas postales como Misas desee regalar.

Ayuda a la Iglesia Necesitada, fundada por el padre Werenfried van Straaten en 1947, ayuda pastoralmente a la Iglesia necesitada o que sufre persecución en cualquier parte del mundo. En concreto destina un 15% de sus recursos al sustento de sacerdotes. Sostener a un sacerdote es ayudar a una comunidad ya que, con él, la comunidad no sólo crece en el ámbito espiritual, sino también en la promoción de su educación, sanidad, igualdad y defensa de sus derechos.

Con sus aportaciones, Ayuda a la Iglesia Necesitada permite que miles de sacerdotes en el Tercer Mundo puedan garantizar su sustento básico. Cada año, Ayuda a la Iglesia Necesitada, que cuenta con oficinas en 17 países y desarrolla proyectos en 140, recibe un millón de peticiones de Misas.