Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

El 50% de los votantes del PSOE desea que sus hijos cursen religión, y el 25% de los votantes del PP daría su vida en defensa de la fe

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La mitad de los votantes del PSOE desea que sus hijos asistan a clases de religión. Y la nueva ley del aborto promovida por José Luis Rodríguez Zapatero sólo es admitida por un 28,9% de los votantes socialistas, según un informe de ‘La Vanguardia’ elaborado a partir de las encuestas sociopolíticas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

 

Según dicho informe, el aborto libre durante los primeros meses no es aceptado por la mayoría de los votantes, incluidos los socialistas. Y la despenalización del aborto provoca una clara polarización entre los españoles: casi el 60% de los votantes de CiU aceptan la despenalización del aborto con escasas cortapisas, frente a menos de la mitad del electorado socialista (45,5%) o uno de cada cinco votantes populares (21%).

 

Más del 80% de los votantes del PSOE y de CiU (y más del 90% de los de IU o Esquerra) respalda la despenalización en algún supuesto, frente a más del 41% de los electores del PP, que no lo admite en ningún caso.

 

Por otra parte, ha aumentado el porcentaje de españoles que no consideran necesarias las creencias religiosas (roza el 60%). Pero también se ha incrementado (del 19% al 26%) la cifra de ciudadanos que piensan que la Iglesia da respuestas adecuadas a los problemas de la vida familiar.

 

Cuando se pregunta a los distintos grupos de votantes por qué causa estarían dispuestos a sacrificar su vida, uno de cada cuatro votantes del PP afrontaría el martirio en defensa de su fe, algo que sólo haría uno de cada diez electores socialistas, nacionalistas o independentistas.

 

Sólo uno de cada diez votantes del PSOE o de ERC (y ninguno de CiU) estaría dispuesto a morir por su país. En cambio, lo harían dos de cada diez votantes populares. Si se plantea morir por la democracia, los votantes del PP e Izquierda Unida se muestran más remisos, mientras que más del 20% de los electores socialistas y de CiU (y un tercio de los de Esquerra) estarían dispuestos a dar su vida por la convivencia democrática.