Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Los obispos europeos esperan una comunicación fluída de la Iglesia con las instituciones europeas tras el Tratado de Lisboa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Tratado de Lisboa, que entró en vigor este lunes, reconoce la identidad y la contribución específica de las Iglesias y prevé un diálogo “regular”. Por ello, los obispos europeos expresaron ayer su esperanza en que "las Iglesias refuercen, a partir de ahora, el diálogo con la Comisión, el Consejo y Parlamento Europeos, y contribuir más eficazmente a la reflexión política europea".

Las conferencias episcopales europeas (COMECE) han expresado su intención de mantener "un diálogo crítico y constructivo con las instancias europeas de decisión sobre las políticas elaboradas por la UE".

Añaden que "los desafíos urgentes que preocupan a la UE y a las Iglesias son los mismos: la promoción de la dignidad de cada ser humano, la solidaridad con los más débiles de nuestra sociedad, la Economía al servicio del Hombre, la solidaridad intergeneracional y con los países en vías de desarrollo, el cambio climático y el cuidado de la Creación, la acogida de los inmigrantes y el diálogo intercultural".

Hacen, asimismo, "un llamamiento a las Iglesias y a los cristianos de Europa para aprovechar esta oportunidad de diálogo y contribuir al proyecto europeo con su experiencia y humanidad".