Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Zapatero presentó la nueva ley de aborto, “de la que soy principal impulsor”, como prueba de que no se queda parado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Zapatero reconoce, con toda claridad, que la nueva ley del aborto es un proyecto personalmente suyo. Lo dijo en una reunión con destacados empresarios catalanes, celebrada recientemente en Barcelona, y de cuyo contenido apenas ha trascendido nada, dada la ausencia de periodistas en ese acto y la reserva mantenida posteriormente por los asistentes.

 

A esa convocatoria acudieron una treinta de destacados hombres del mundo empresarial y económico de Cataluña. Según las informaciones a las que ha tenido acceso Religión Confidencial, el encuentro, que no fue precisamente cómodo para el presidente del Gobierno, se desarrollo de la siguiente manera:

 

-Los empresarios se dirigieron a Rodríguez Zapatero sobre todo preguntando por un asunto: la crisis económica que sufre el país.

 

-Sus intervenciones fueron, en general, muy críticas, incluso duras, con la actual situación que se vive en España. La idea de fondo era que el Gobierno sigue sin tomar decisiones claras, que conduzcan a terminar con la crisis.

 

-Los empresarios se expresaron con mucha claridad, y el Ejecutivo que preside Zapatero no salió muy bien parado. Al presidente se le notaba algo tenso.

 

-Especialmente contundente fue la intervención de Juan José López Burniol, notario conocido en Barcelona, militante del PSC aunque va por libre, que formó parte del grupo de asesores de Maragall y de Ciutadans pel Canvi, colaborador habitual de El Periódico y El País.

 

-En síntesis, López Burniol vino a decirle: “Lo que practica, presidente, es una política eluctiva. Es decir, eludir la toma de decisiones. Y se queda a la espera de que las cosas se resuelvan solas”.

 

-Se notó visiblemente que a Zapatero le impactaba la crítica. Y replicó: Para que veas que no practico la política de eludir tomar decisiones, sino que adopto resoluciones incluso en contra de lo que la gente piensa, ahí está la ley del aborto, “de la que soy el principal impulsor”.

 

-Otro de los asistentes dijo al presidente que su postura de no tomar medidas económicas que no tengan el consenso de empresarios y sindicatos lo que hace es conceder a los sindicatos un auténtico “derecho de veto”. Con que uno de ellos diga “no”, cualquier decisión queda bloqueada. Es –concluyó- un privilegio que se ha dado a los sindicalistas en estos momentos tan difíciles.