Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

La mayoría de los estudiantes acepta estos espacios religiosos

“Las capillas de la Universidad están vivas: 5 bautizos y 60 confirmaciones en 2016”, afirma el sacerdote responsable

Feliciano Rodríguez, delegado de pastoral universitaria de Madrid, confirma que los daños de la profanación del oratorio de la Autónoma serán sufragados por el rectorado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El delegado episcopal de pastoral universitaria, el sacerdote Feliciano Rodríguez, asegura que las 18 capillas de la diócesis de Madrid “están vivas. Son utilizadas por bastantes estudiantes como espacio de silencio y pacificación general”. Además de la atención espiritual, los estudiantes tienen la oportunidad de colaborar con proyectos solidarios de Cáritas que son programados por los capellanes de las distintas facultades.  

Feliciano Rodríguez, delegado de pastoral universitaria de la Archiodiócesis de Madrid. Foto: diócesis de Madrid. Feliciano Rodríguez, delegado de pastoral universitaria de la Archiodiócesis de Madrid. Foto: diócesis de Madrid.

En declaraciones a Religión Confidencial, Feliciano Rodriguez se muestra aliviado de que la profanación de la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid  del pasado 15 de junio, no llegará ni a “la eucaristía ni al sagrario”. Sin embargo, confirma que los destrozos producidos en bancos, paredes e imágenes fueron cuantiosos. “Estropearon algunas piezas de arte que eran buenas.  El rectorado, que ha denunciado los hechos, asumirá estos gastos”,  señala.

Añade además, que la opinión generalizada entre los alumnos fue de “reprobación”. No obstante, el delegado episcopal declara a este confidencial que el asalto a la capilla de la Autónoma, ha sido un hecho aislado. “Es un acto grave pero sería desfigurar la realidad decir que los católicos están perseguidos en la Universidad”.

Sin embargo, el padre Feliciano considera que en la sociedad actual ha crecido cierta hostilidad hacia los católicos: “En algunos ambientes molestan los signos religiosos, pero esto no significa que nuestro país sufra una persecución religiosa”, sostiene.

Asimismo, atestigua que la mayor parte de los estudiantes universitarios aceptan, en general, que existan capillas en las facultades. “Forma parte de la tolerancia y de la libertad, y así lo entienden los estudiantes. Las autoridades académicas también respetan el derecho de los estudiantes a disponer de capillas, y las universidades deben ofrecer este servicios religioso”, señala Feliciano Rodríguez.

Dieciocho capillas universitarias

La archidiócesis de Madrid gestiona 18 capillas universitarias: dos en la Universidad Autónoma, siete en la Complutense y nueve en la Politécnica. Otros oratorios, como por ejemplo el de la Universidad Rey Juan Carlos, pertenecen al obispado de Getafe.

El delegado episcopal explica a este confidencial la actividad de las capillas universitarias: “Se celebra Misa diaria y el capellán está disponible para atender a quienes le requieran. Muchos estudiantes piden catequesis y se producen unas cuantas conversiones. Así, durante el curso pasado se han bautizado cinco universitarios y otros 60 han recibido el sacramento de la Confirmación”, desvela a RC  el padre Feliciano.  

Por lo tanto, confirma que estos espacios religiosos “están muy concurridos diariamente. Si lo comparamos con otros espacios públicos universitarios, su utilización es muy alta”.  

La Iglesia Católica ofrece por tanto, tres servicios dentro de las universidades: pastoral (ayuda espiritual y formativa), voluntariado (programas de atención a personas desfavorecidas a través de Cáritas) e intelectual (jornadas sobre fe y razón).

Eliminar oratorios en lugares públicos

Respecto a la eliminación de las capillas en las universidades públicas como solicitan algunos grupos políticos, Feliciano Rodríguez no creen que sea un objetivo político. “Lo que hace la Universidad es ofrecer un servicio religioso además del caritativo a través de Cáritas universitaria, aparte de las jornadas sobre fe y razón organizadas por los capellanes que son muy bien aceptadas tanto por profesores como por los alumnos. Es lo propio de la Universidad, la búsqueda de la verdad”, explica el delegado pastoral.  

Para el padre Feliciano, es un ejercicio de tolerancia ceder estos espacios públicos a las confesiones religiosas, dentro de un Estado democrático. Sobre si estos espacios pudieran ser compartidos por varias confesiones religiosas, explica: “En la Facultad de Ciencias de la Información el espacio religioso es ecuménico. Distintas confesiones comparten la misma sala multiconfesional y a la larga, podría ser algo factible. Pero no hay que olvidar, por ejemplo, que los musulmanes en principio no quieren compartir el mismo lugar sagrado con otras religiones”. 

Pintadas en la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid. Pintadas en la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·