Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

“Señor, Jesús Obrero, hoy no iré a trabajar” así empieza la ‘oración de la huelga’ que formuló la HOAC para el 29-M. Lea la oración completa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con motivo del día de la huelga general que se convocó el pasado jueves 29 de marzo, la HOAC de la diócesis de Orihuela-Alicante formulo una oración para aquellos católicos que quisieron seguir la huelga.

Señor, Jesús Obrero,

Hoy no iré a trabajar.

Pese a que gracias a Ti tengo un trabajo,

Me uniré a cuantos hoy no pueden trabajar.

Me uniré a los que no podrán hacerlo en el futuro,

Me uniré a los que lucharon antes que yo,

para que yo pudiera trabajar

Y hacerlo con dignidad.

Hoy iré a la huelga.

Mira con misericordia a este hijo tuyo

Y dame tus mismas entrañas de misericordia.

Mira con ternura a todos mis compañeros y compañeras de trabajo

Mira con amor a todos los que están desempleados

A los que trabajan en condiciones precarias o con sueldos indecentes.

A aquellos que ven dificultada su vida familiar por las condiciones y horarios de trabajo.

Mira con misericordia a todos los trabajadores, puedan o no ganarse el pan de cada día.

Mira con amor a sus familias.

Da espíritu de conversión y capacidad de compasión a todos los que sostienen

estas condiciones deshumanizadoras de trabajo que nos imponen.

Que podamos poner de nuevo al ser humano creado a tu imagen

en el centro de la vida de nuestra sociedad y nuestra economía.

Ayúdanos con tu fuerza a luchar sin desmayo contra las injusticias de este sistema

que destruye tu imagen en cada hombre y mujer que son tu templo.

Ayúdanos a hacerlo, poniendo nuestra confianza sólo en Ti.

Que hoy también, tu Reino sea un hecho en nuestro grito que clama justicia.

Que reclamando los derechos que nos humanizan

podamos reconocernos como hijos e hijas tuyos

Y que podamos hacerlo en paz y sin violencia

Amando y perdonando como tú nos amas y perdonas

Danos firmeza y esperanza, porque

Tuyos son el poder, el honor y la gloria.

En Cristo Obrero, nuestro Señor, nuestro hermano,

Que vive y reina, por los siglos de los siglos.

AMEN

María, Madre de los pobres, ruega por nosotros

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·