Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

La Santa Sede lleva 16 años negociando con el Estado de Israel un acuerdo de garantía jurídica sobre las bienes de la Iglesia católica en Tierra Santa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A primeros de junio saltaba la noticia de que el Gobierno de Israel había congelado las cuentas de las organizaciones educativas católicas presentes en el país. Tanto el Vaticano como el Ejecutivo hebreo lo negaron, y lo achacaron al error de un funcionario. Pero la noticia sacó a la luz una larga historia de negociaciones inacabadas entre ambos estados sobre el régimen jurídico y fiscal de los bienes de la Iglesia en Tierra Santa. El pasado miércoles una comisión bilateral se reunió en Roma para continuar con esas negociaciones que duran ya 16 años y que podrían ver algún desenlace en diciembre.

La noticia difundida en junio por la agencia de noticias Asianews causó gran desconcierto en Roma, especialmente tras el reciente viaje del Papa a Israel.

 

El incidente diplomático estuvo apunto de producirse, según las informaciones oficiales, tras la orden cursada por un funcionario, que desconocía la lista de las instituciones católicas sobra las que la Santa Sede estaba negociando un acuerdo fiscal con el Gobierno de Israel desde 1993, fecha en la que la Santa Sede reestableció las relaciones diplomáticas con el Estado de Israel

Entonces, como gesto de buena voluntad, Juan Pablo II propuso un 'Acuerdo Fundamental' con la perspectiva de negociar con el tiempo las cuestiones con detalle que todavía quedan pendientes.

Tras la reunión de la semana pasada la Santa Sede expresó su optimismo hacia el 'Acuerdo Económico', para que la Iglesia pueda tener la seguridad jurídica y fiscal que le permita desarrollar su apostolado a través de las 300 instituciones católicas presentes en Tierra Santa, que incluyen iglesias, conventos, escuelas y organismos de caridad.

El Acuerdo incluiría "la garantía de la tutela jurídica en caso de controversia, así como la salvaguardia del patrimonio eclesiástico (particularmente los lugares santos), un régimen fiscal para la Iglesia que reconozca y reafirme los derechos que había en el momento de la creación del estado de Israel, y la seguridad social para el clero y los religiosos".

Los próximos encuentros de la Comisión Vaticano-Israelí tendrán lugar el 15 y 16 de septiembre en Jerusalén, y el 10 de diciembre la reunión plenaria de la Comisión en el Vaticano.