Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Misa por los militares muertos en Haití: el arzobispo castrense explicó ante el Rey y Zapatero el sentido cristiano de la muerte

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El arzobispo castrense presidió este martes la misa 'corpore insepulto' por los 4 militares españoles fallecidos en Haití. Ante los Reyes y el presidente Zapatero, destacó el "trabajo incansable" de las Fuerzas Armadas que, dijo, "nos representa a todos". Monseñor del Río animó a los presentes a afrontar la muerte con sentido cristiano.

Juan Del Río subrayó la "hermosa tarea" que "nuestras Fuerzas Armadas" prestan para que el pueblo de Haití "recupere su dignidad". "Sus nombres, añadió, están escritos en nuestros corazones: han sido como “granos de trigos que caen en la tierra” y serán semilla de nobleza, generosidad y solidaridad para vosotros familiares, para la Armada y para España".

Durante la ceremonia, celebrada en la Base Naval de Rota, Del Río recordó que ante la muerte de seres queridos cabe, citando a Jean Guittón, "o la desesperación por lo inexplicable o sumergirse en el silencio del misterio y parece que esta segunda alternativa va más con la razón humana”, añadió. Recordó que "¡Dios no disfruta con nuestro sufrimiento! Él nunca nos abandona, aunque en estos instantes no lo comprendáis".

Animó a los familiares de los fallecidos a recordar "todo lo bueno y bello que vivisteis con vuestros seres queridos y veréis como sentiréis la suave brisa de que “la misericordia del Señor no termina y no se acaba su compasión”. El arzobispo castrense les recordó que no están solos, "y menos en estos momentos donde todos los presentes os estamos diciendo: “animo, sed fuertes”. Como vuestro arzobispo os digo: “¡Dios estaba allí, como está ahora aquí! Los designios de los misterios divinos son inescrutables para los mortales. Sólo la esperanza eleva nuestro corazón y purifica la mente de la desesperación, porque sabemos que mientras hay dolor y muerte, lloran los hombres y llora Dios con ellos”, concluyó.