Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

El PP denunciará esta medida de la alcaldesa

El obispo de Madrid protesta por la retirada de la placa de ocho carmelitas fusilados en la Guerra Civil

Espera que la decisión de Manuela Carmena sea una confusión porque “no se ajusta a La ley de Memoria Histórica”. Un religioso responde: “El sectarismo de algunos no tiene límite”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El arzobispado de Madrid emitió ayer un comunicado en el que protestaba por la retirada por parte del Ayuntamiento de Madrid de una placa en reconocimiento y homenaje a ocho beatos carmelitas asesinados en la Guerra Civil. “Entendemos que se trata de una confusión, pues supondría una inadecuada aplicación de la Ley de Memoria Histórica”, señala la nota de prensa. 

Placa de los ocho carmelitas asesinados, situado en el cementerio de Carabanchel. Placa de los ocho carmelitas asesinados, situado en el cementerio de Carabanchel.

Sorpresa y preocupación del arzobispado de Madrid que preside Carlos Osoro. Las relaciones con la alcaldesa Manuela Carmena son cordiales, pero está decisión les ha conmocionado. El comunicado del arzobispado señalan: “No estarían aplicando correctamente la Ley de Memoria Histórica dada la exclusiva condición de víctimas de los carmelitas, pacíficos testigos de la reconciliación a la que todos debemos contribuir”. 

A última hora de ayer, Manuela Carmena rectificó y repondrá la placa. La alcaldesa señaló que hubiera supuesto una adecuada aplicación de la Ley de Memoria Histórica. 

Se trata de una lápida conmemorativa del fusilamiento de ocho carmelitas que se encontraba situada en el cementerio parroquial de Carabanchel Bajo, de carácter privado y perteneciente a la Iglesia. 

Fuentes del arzobispado señalan a Religión Confidencial que “una cosa es la retirada de monumentos franquistas de la ciudad aprobado en el pleno, y otra levantar ampollas, recuerdos de personas pacíficas que han sido perseguidas por defender su derecho a sus creencias”.

En declaraciones a este confidencial, un carmelita español afirma: “El sectarismo de algunos no tiene límite”.

Todos estos carmelitas fusilados eran muy jóvenes, tenían entre 18 a 20 años y fueron asesinados por odio a la fe en diversos lugares de la Archidiócesis de Madrid, ente 1936 y 1937.

El PP de Madrid anunció ayer (antes de la rectificación del Gobierno) que denunciará al Ayuntamiento por este hecho puesto que no enaltece en ningún momento a la dictadura. 

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·