Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

En su último libro realiza una reflexión profunda de la encíclica Laudato Si

El ministerio del Interior impone al sacerdote Fernando Chica la encomienda de Isabel la Católica

Le premia por sus acciones extraordinarias que han favorecido la cooperación entre España y la Comunidad Internacional. Es observador de la Santa Sede ante las Naciones Unidas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El sacerdote de la diócesis de Jaén Fernando Chica, fue nombrado hace un año por el Papa observador permanente de la Santa Sede ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO-FIDA-PMA). Por sus acciones extraordinarias a favor de los demás y del estado Español, ha recibido la encomienda de Isabel la Católica. 

Fernando Chica, Observador de la Santa Sede ante las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Fernando Chica, Observador de la Santa Sede ante las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Con esta Real Orden, que el año pasado cumplió dos siglos desde que fuera fundada por el Rey Fernando VII, se quieren “premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación Española con el resto de la Comunidad Internacional”, recoge la web del obispado de Jaén. 

El obispo de Jaén, Ramón del Hoyo López, en nombre del presbiterio diocesano, ha felicitado cordialmente al sacerdote de su diócesis. El ministro del Interior, Jorge Fernández, le impuso la encomienda el pasado 27 de enero.

Fernando Chica ha realizado diversas actividades a favor de los demás, como  proponer y desarrollar medidas y actividades internacionales que erradiquen el hambre, ayudar en iniciativas con refugiados sirios y darles cobijo durante el conflicto bélico.

Forma parte del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa de Alimentación Mundial (PAM).

Edición del libro “Loado seas, mi Señor”

Una de sus últimas iniciativas ha sido la edición y publicación del libro Loado seas, mi Señor, (BAC) que escribe junto al director de la editorial, el sacerdote Carlos Granados. El objetivo de la obra es realizar una reflexión profunda sobre la encíclica Laudato Si.

“La encíclica Laudato si’, del papa Francisco, presta un servicio extraordinario no solamente a la Iglesia, sino también a la humanidad. Plantea una cuestión fundamental del presente y del futuro de todos: ¿cómo estamos cuidando nuestra “casa común”? En ella, el Santo Padre nos habla de una ecología integral: no puede separarse al hombre de la naturaleza, de Dios y de las demás personas. La encíclica es, pues, el eco de muchas voces que resuenan en ella como un gran altavoz para hacer más accesible el evangelio de la creación. De ahí, la razón de ser y la importancia de este Comentario a la Laudato si’, que tiene como función que las ideas del Santo Padre se comprendan mejor y ofrecer las claves para que se deguste aún más su lectura”, señala el resumen del libro. 

Religión Confidencial estuvo en la presentación del libro celebrado en el salón de actos de la COPE. Durante su intervención, Fernando Chica destacó, entre otras cosas,  cómo la Iglesia Católica debe enfrentarse al problema del medio ambiente. “La Iglesia siempre escucha. Después grita para prestar su voz a los que no la tienen. Además, siempre debe tender puentes, propiciando el diálogo. Una Iglesia solidaria que busca las relaciones internacionales. Y la Iglesia como unión, pues a la hora de cuidar el medio ambiente, nadie sobra, todos tenemos el deber de preservar la tierra. El mundo no es un regalo que le hacemos a nuestros, hijos, ellos nos lo han prestado y debemos cuidarlo”, señaló.

La presentación corrió a cargo del periodista José Luis Restán, e intervinieron: Juan José Omella, obispo de Barcelona y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la CEE y Juan del Río, arzobispo castrense.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·