Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Todos contra ICV por su intento de reprobación al Papa. El PSOE no presentó enmienda y evitó así que se discuta en el Pleno del Congreso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Joan Herrera, portavoz de ICV, ha tenido a todos los grupos parlamentarios contundentemente en contra de su iniciativa de reprobar a Benedicto XVI por las declaraciones papales en torno a la prevención del SIDA, en la reunión de la Comisión de Cooperación celebrada en la mañana del jueves.

La iniciativa de reprobación al Papa venía precedida precisamente de una proposición no de ley acordada por todos los grupos para seguir impulsando la lucha contra el SIDA en los marcos institucionales y de cooperación vigentes. Esto ha llevado a críticas contra la iniciativa de Joan Herrera, redactada “para generar titulares”, según le echó en cara el portavoz de CiU, Carles Campuzano.

La escasa expectación mediática ha quedado compensada por la presencia de diversos parlamentarios que, pese a no formar parte de la Comisión de Cooperación, sí han querido presenciar el debate en vivo. Entre otros, han pasado por la sala Eugenio Nasarre, Vicente Martínez Pujalte y Santiago Cervera.

Joan Herrera se ha quedado totalmente solo porque, al final, tampoco el Grupo Mixto no se ha sumado a su iniciativa, pese a la promesa que en ese sentido había hecho la diputada de NaBai Uxúe Barkos.

El grupo socialista, contra lo que estaba previsto hasta ayer mismo, no ha presentado ninguna enmienda al texto. En un principio, el PSOE iba a instar al Gobierno a formular una declaración de apoyo a la política de prevención del SIDA mediante reparto de preservativos en África. Finalmente, la no presentación de enmienda implica que nada de esto se lleve al Pleno del Congreso.

Joan Herrera, que ha presentado la proposición no de ley contra las palabras de Benedicto XVI, ha mostrado su contrariedad por el hecho de no recibir enmiendas y de que por ello “no se pueda tratar” más un tema que ha calificado de “tabú”.

El portavoz de ICV ha defendido su posición diciendo que estaba inspirada en una declaración del parlamento belga en el mismo sentido. Ha calificado de “palabras irracionales” los pronunciamientos del Papa y ha defendido el preservativo como “medio más eficaz” para luchar contra el VIH. Según Herrera, las palabras del Papa se deben, “no a la doctrina católica sino al dogmatismo de algunos”, que podría tener “impacto sobre cientos de miles de personas”, a las que “condenan a contagiarse”. Ha lamentado, en última instancia, que “el Parlamento no va a condenar el dogmatismo”.

Por el PP, su portavoz Gonzalo Robles, ha acusado a Herrera de tener un “prejuicio militante y decimonónico” frente a la Iglesia Católica, al tiempo que ha destacado que su iniciativa desprendía un “tufillo dogmático”. Robles ha insistido en la libertad de expresión que asiste a las personas, y a los Jefes de Estado, para albergar las declaraciones del Papa, al tiempo que ha señalado la injusticia de criticar la labor de la Iglesia en torno al SIDA sin reconocer el valor primordial de la misma a la hora de paliar la enfermedad.

Robles ha destacado el consenso en torno a la estrategia ABC (abstinencia, fidelidad, profilaxis), ha subrayado que el Papa representa a mil cien millones de católicos y, por último, ha recordado que la reprobación iría en contra de los tratados internacionales suscritos por España.

Por el PSOE, Joan Calabuig, portavoz que ha sustituido a Eduardo Madina en la Comisión de Cooperación, ha mostrado su “respeto evidente a la Iglesia Católica y al Papa”, al tiempo que ha lamentado “profundamente” las palabras del Pontífice cuando precisamente por su posición tenía que tener mayor “responsabilidad”.

Pese a todo, aun recalcando que dichas palabras han sido “muy negativas”, Calabuig ha expresado que no es el Parlamento sino el Ejecutivo el que debe responder adecuadamente a las palabras del Papa, como ya ha hecho, puesto que es el Gobierno el que lleva la iniciativa en política exterior.

Los diputados nacionalistas de PNV y CiU han mantenido posturas de censura a la iniciativa de Herrera, aunque con puntos de vista distintos. El vasco Aitor Esteban ha lamentado las declaraciones del Papa y ha calificado al preservativo de “medio eficaz”, subrayando el consenso práctico que hay en la Cámara en torno a este punto. Con todo, ha declinado apoyar la iniciativa de ICV, recordando al diputado Herrera que otros dirigentes y dictadores dicen cada día palabras reprobables.

Carles Campuzano, de CiU con fama de “progresista” –votó sí a la nueva ley del Aborto-, ha acusado a Herrera de propiciar “un debate simple y maniqueo”, de tener “un laicismo mal entendido” y de intentar a toda costa “generar titulares”. Asimismo, le ha pedido un “reconocimiento de la labor de la Iglesia Católica”.