Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

El Gobierno se da prisa en aplicar la sentencia de Estrasburgo de los crucifijos, a pesar de que ha sido recurrida por Italia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El PSOE acordó ayer con ERC pedir al Gobierno la adaptación al ordenamiento jurídico español de la sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo contra el Gobierno italiano, que considera que el crucifijo en las aulas es "una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones" y de "la libertad de religión de los alumnos".

A pesar de que la sentencia ha sido recurrida por el ejecutivo de Silvio Berlusconi, ERC y PSOE afirman que España está obligada a incluirla en la legislación española.

 

El diputado de ERE Joan Tardá, se felicitó por haber llegado a este acuerdo con el Grupo Socialista, porque es un "avance hace el estado aconfesional, hacia escenarios de laicismo y laicidad".

Tardá añadió su esperanza de que el acuerdo alcanzado, "sea un acicate" para la modificación de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, porque, dijo, "esta modificación difícilmente se va a hacer en año electoral, ya que son leyes que polarizan, porque quizá le coja al Gobierno algún vértigo demoscópico".

El representante del Grupo Socialista afirmó que España "está obligada a adaptar esta sentencia, porque, afirmó, así lo dice el artículo 10.2. de la Constitución Española".

La sentencia de Estrasburgo provocó duras críticas en Italia. La ministra de Educación, Mariastella Gelmini, aseguró que el crucifijo es un "símbolo" de la tradición y su exposición en las aulas no implica "adhesión al catolicismo".

El líder del principal partido de centro-izquierda, Pier Luigi Bersani, también se mostró contrario a la decisión ya que "una antigua tradición como la del crucifijo no puede ser considerada ofensiva por nadie". Además, "en cuestiones tan delicadas como esta, algunas veces, el sentido común acaba siendo víctima del derecho", añadió.

Por parte de la Iglesia italiana habló el presidente de la comisión para el Ecumenismo y el Diálogo de la Conferencia Episcopal italiana (CEI), monseñor Vincenzo Paglia, quien calificó la sentencia de "irresponsable" y "miope".