Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Entrevista/ Juan del Río, Arzobispo Castrense: "El soldado tiene derecho a ser atendido en su dimensión espiritual allá donde esté"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Rafael Cobo/ En esta entrevista con Religión Confidencial, monseñor Juan Del Río explica "el plus de humanidad" que sus capellanes representan para nuestras tropas y confía en que la Reforma de Ley de Libertad Religiosa no toque la asistencia espiritual a las fuerzas armadas, que "ya está regulada por los Acuerdos entre España y la Santa Sede".

Tiene una de las responsabilidades más peculiares del episcopado español. Caen bajo su atención pastoral unos 800.000 fieles, dispersos por toda España y parte del extranjero. Es el arzobispo castrense desde septiembre de 2008 y como tal tiene encomendada la atención espiritual de los militares, la guardia civil y la policía, se encuentren donde se encuentren, Afganistán o Líbano incluídos. Cuenta con poco más de un centenar de sacerdotes que atienden cuarteles, academias, hospitales militares, 16 iglesias parroquiales y una iglesia catedral.

 

Acaba de cumplir un poco más de un año al frente del Arzobispado Castrense. ¿Qué particularidades ha encontrado en la atención espiritual al mundo castrense frente a una diócesis? El Arzobispado Castrense de España cuenta con una rica experiencia pastoral de más de tres siglos atendiendo a la familia militar española. Es una Jurisdicción personal, ordinaria, propia, cumulativa con todos los derechos y obligaciones similares a una diócesis territorial. Eso indica que la atención espiritual tiene una geografía muy dispersa que abarca el territorio nacional y la presencia de las tropas españolas en el extranjero. Sus características principales son: la atención personalizada, asumiendo las peculiaridades del mundo castrense y a la vez que tiene que ser muy misionera e itinerante. ¡La Iglesia Castrense debe servir, allí donde se encuentre un militar español!

Recién llegado del Líbano, y tras su reciente visita a Afganistán. ¿Puede explicar el sentido de un capellán castrense en esos escenarios de guerra o mantenimiento de paz?

La vida se ve distinta desde un despacho a cuando se la está jugando uno en cada momento, allí los interrogantes últimos se hacen más patentes. El soldado tiene derecho a ser atendido en esa dimensión espiritual de la persona, negar eso es no conocer al ser humano. La labor de nuestros capellanes en medio de la familia militar representa un plus de humanidad en la atención a nuestras tropas. Es una presencia sencilla que no sólo se reduce a lo estrictamente sacramental, sino que también acompaña y ayuda en cualquier situación de gozo o de dolor.

¿Cómo ha ido el viaje a Líbano? ¿Qué le han dicho los oficiales y soldados? Visitando esos lugares descubrimos lo costoso que es la paz entre los pueblos y la complejidad de los problemas internacionales. Ha supuesto una gran riqueza cultural, espiritual y humana. Como español me siento orgulloso de nuestras Fuerzas Armadas. También ellos llevan muy adentro que su vocación, profesión y labor militar engrandece el nombre de España allí donde están.

Y en los cuarteles o academias repartidos por toda España, ¿por qué la asistencia particular?

Un capellán en misiones extrajeras no se improvisa, se necesita un clero específico y preparado que conozca el “alma mater” castrense. Eso se consigue, entre otros aspectos, porque ese sacerdote ha ido sirviendo a oficiales y soldados en su realidad militar concreta en las diversas armas e instituciones que componen las Fuerzas Armadas. Por lo tanto, es una exigencia por las peculiares condiciones de vida del militar, que requieren una específica Asistencia Religiosa. Este servicio está reconocido y legislado en todos los ejércitos de nuestro entorno democrático. No es algo que se dé solamente en España, ni es un privilegio de la Iglesia Católica que le venga de un determinado régimen, ni es impedimento para la legítima y necesaria separación entre la Iglesia y los Gobiernos.

¿Es como ponerle un capellán a los jueces o a los médicos? ¿Por qué constituyen los militares, la guardia civil y la policía un grupo aparte dentro de la Iglesia española?

Las condiciones de vida de esos profesionales no son iguales que la de un militar, como tampoco sus fines son los mismos. Para garantizar la soberanía, la independencia, la integridad territorial, la seguridad y el ordenamiento constitucional de España se necesita la existencia de las Fuerzas Armadas y de los Cuerpos de Seguridad del Estado, esto antecede a cualquier tipo de organización laboral. Servir a estos hombres y mujeres que tienen tan altos cometidos no es crear ningún grupo aparte, ni eclesial, ni social. La Iglesia, desde el inicio de la predicación cristiana, ha tenido una especial solicitud por el cuidado espiritual de los militares. Esto lo recoge perfectamente la Constitución Apostólica 'Spirituali Militum Cuare', de Juan Pablo II y recientemente lo ha recordado Benedicto XVI.

¿Es similar la atención pastoral castrense en otros países como Francia, EEUU o Italia?

Es llamativo comprobar cómo muchos países que durante años han vivido bajo el llamado “telón de acero”, al recuperar la libertad y la democracia, han constituido los Servicios Religiosos de Asistencia a las Fuerzas Armadas, pienso en Polonia, Rumanía, Hungría, Ucrania, Chequia y tantos otros. Además, todos los países democráticos citados por usted, cuentan desde hace muchos años con dicho Servicio. También los países latinoamericanos tienen una larga de tradición de atención espiritual y pastoral a los militares, así como naciones de otros continentes. Eso se está comprobando en las numerosas inscripciones que estamos teniendo para la participación de la XXI Conferencia internacional de Jefes de Servicios de Asistencia Religiosa que se celebrará en Madrid 1 al 5 de Febrero, donde han confirmado su asistencia países tan lejanos como Corea del Sur o Suráfrica, y a la que asistirán representantes de diversas religiones y confesiones cristianas.

Algunos proponen retirar los capellanes castrenses del ejército, otros que se garantice también la atención a los fieles de otras confesiones. ¿Qué pasa ahora con protestantes, judíos y musulmanes?

El Servicio de Asistencia Religiosa a las Fuerzas Armadas se basa en el derecho de todo ciudadano a ser atendido por los ministros de la confesión religiosa que profesa. En la actual legislación está previsto que los miembros de otras confesiones puedan recibir, si lo desean, la atención espiritual de sus propios ministros. Todo dependerá de la demanda y de la capacidad de las otras religiones para atender sus fieles.

¿Cómo se prepara diariamente un arzobispo castrense para dirigir una atención pastoral tan diseminada por el mundo?

Principalmente orando al Señor para que Él guíe mis pasos por los caminos del Evangelio. Estudiando y estando al día de los problemas del mundo castrense. Utilizando las nuevas tecnologías para estar en continuo contacto con mis capellanes. Desplazándome siempre que haga falta a los lugares de los acontecimientos. En definitiva, queriendo mucho a los más de 800.000 fieles que componen este Arzobispado Castrense.

¿Con qué frecuencia habla con sus capellanes en misiones en el extranjero?

Varía según las circunstancias, las personas y los problemas que van surgiendo. Puedo decirle que hay unas relaciones muy fluidas y fraternales entre nosotros. Mis sacerdotes tiene acceso directo al Arzobispo, ellos tienen mis números de teléfonos y correo electrónico. Unas veces son ellos los que llaman y otras soy yo. Estoy al tanto de sus tareas pastorales en esas misiones internacionales.

¿Cómo se articula su relación con los ministerios de Defensa e Interior?

Pues sencillamente según la normativa vigente y que se puede comprobar en la publicación reciente por este Arzobispado de Documentos Oficiales (1976-2009). Luego están las relaciones del día a día que son respetuosas y fluidas.

¿Le han advertido la ministra de Defensa, Carme Chacón, o el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, de los cambios que se anuncian con la nueva Ley de Libertad Religiosa?

Hasta el momento presente, nadie me ha hablado de este tema. Dudo que incluya la Asistencia Religiosa Católica a las Fuerzas Armadas, que ya está regulada por los Acuerdos Internacionales entre España y la Santa Sede y que el Gobierno, en diversas ocasiones, ha manifestado voluntad de respetar.