Domingo 22/01/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

La alcaldesa Manuela Carmena ha frenado este plan

Calles “franquistas” a eliminar: un presidente de la Conferencia Episcopal y el fundador del CEU

La Cátedra de Memoria Histórica de la Universidad Complutense incluyó al Arzobispo Morcillo y al Cardenal Herrera Oria en su lista de 256 vías a “rebautizar”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La intención del ayuntamiento de Madrid de identificar los “vestigios del franquismo” en el callejero de la capital y renombrarlos para cumplir con la Ley de Memoria Histórica ha provocado una fuerte polémica. La lista que elaboró la Cátedra de Memoria Histórica de la Universidad Complutense incluyó varios nombres discutidos: entre ellos, el de dos sacerdotes destacados.

Retrato del Cardenal Herrera Oria. Retrato del Cardenal Herrera Oria.

En su empeño por acabar con las calles “franquistas”, el nuevo gobierno municipal de Ahora Madrid (candidatura apoyada por Podemos e IU) anunció en diciembre que antes del verano cambiaría el nombre de 30 calles que tenían nombres de personajes relacionadas con la dictadura o con el bando sublevado en la Guerra Civil.

La gran mayoría de estas calles están dedicadas a generales participantes en el golpe de Estado del 18 de julio de 1936: General Mola, General Yagüe, General Ordaz... Pero, además, el ayuntamiento de Madrid encargó un informe a la Cátedra de Memoria Histórica de la Universidad Complutense de Madrid.

Hace unos días, el diario El País reveló que los historiadores de esta cátedra tenían un listado de 256 vías que entendían que homenajeaban a personas relacionadas con la dictadura de Francisco Franco. La publicación de esos nombres desató una fuerte polémica: Manuela Carmena se desentendió del listado y el ayuntamiento ha roto el contrato con la cátedra; y los responsables de ésta también han criticado al gobierno municipal.

Primer obispo de Bilbao y arzobispo de Madrid

El listado incluía nombres de escritores, como Josep Pla, Gerardo Diego, César González Ruano, Eugenio D’Ors y Miguel Mihura; pintores como Salvador Dalí; el torero Manolete; el presidente del Real Madrid, Santiago Bernabéu; y el director de ABC, Juan Ignacio Luca de Tena.

Pero, además, hay varias calles de Madrid relacionadas con el franquismo según la Cátedra de Memoria Histórica y que llevas nombres de sacerdotes y de conceptos religiosos. Se trata de la avenida del Cardenal Herrera Oria, en el distrito de Fuencarral (en el norte de Madrid); la calle Arzobispo Morcillo, en el mismo distrito; y la calle Cerro de los Ángeles, en Villaverde (en la zona sur).

Casimiro Morcillo González fue nombrado en 1950 el primer obispo de la Diócesis de Bilbao y en 1964, cuando la Diócesis de Madrid pasó a ser achidiócesis, Morcillo fue nombrado primer arzobispo de Madrid.

El arzobispo Morcillo participó en el Concilio Vaticano II como padre conciliar. En este concilio ecuménico (entre 1962 y 1965), Morcillo fue uno de los 250 obispos que se agrupó en el Cœtus Internationalis Patrum (“Grupo Internacional de Padres”) que defendía la confesionalidad del Estado frente a posturas más progresistas partidarias de la separación Iglesia-Estado.

En la Conferencia Episcopal fue vicepresidente, y después presidente entre los años 1969 y 1971, cuando falleció. Le sucedió en el puesto el carismático cardenal Vicente Enrique y Tarancón.

Cardenal, fundador del CEU y obispo de Málaga

Por su parte, el cardenal Ángel Herrera Oria ha pasado a la Historia sobre todo por ser fundador de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas en 1910. A lo largo de los años 20 y 30 fundó la Editorial Católica, el diario El Debate, el Centro de Estudios Universitarios (CEU) y el Instituto Social Obrero.

Durante la IIª República impulsó un partido conservador, Acción Popular. Se marchó de España a Suiza en 1936, antes del estallido de la Guerra Civil. Comenzó su carrera eclesiástica en el seminario de San Carlos de la ciudad suiza de Friburgo y fue ordenado sacerdote en 1940.

A su vuelta a España en 1943 fue designado coadjutor en una parroquia de Santander y allí creó un centro de estudios para sacerdotes jóvenes. El ministro de Asuntos Exteriores de Franco, Martín Artajo, lo envió a sondear la actitud de la Santa Sede y de Don Juan de Borbón repsecto al régimen franquista.

En 1947, Herrera Oria fue nombrado obispo de Málaga. En esta diócesis creó escuelas-capillas rurales y además pronunció homilías muy influidas por la doctrina social de León XIII. Como Morcillo, también asistió al Concilio Vaticano II: en su caso, participó en los debtaes sobre “El esquema de la Iglesia y el mundo moderno”. Fue nombrado cardenal en 1965.

Por último, entre las calles de estos historiadores consideran “franquistas” está la del Cerro de los Ángeles. Allí se levanta un templo y una gran imagen del Sagrado Corazón de Jesús construida durante el franquismo después de que en la Guerra Civil milicianos republicanos “fusilaron” la estatua y destruyeron todo el conjunto con dinamita.