Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Iglesia-Estado

Abella tuvo que defender a Paco Vázquez de las preguntas incómodas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En el curso 'Ética y futuro de la democracia' celebrado en la Universidad CEU San Pablo, Carlos Abella, ex embajador de España ante la Santa Sede, hizo una gran alabanza del actual embajador Francisco Vázquez.

Abella lo calificó como ‘un gran político’, ‘un gran gallego’ y ‘un gran católico’. Pero tuvo que 'defenderle' ante algunas preguntas del auditorio. La intervención de Vázquez giró en torno a los derechos sociales. En el turno de preguntas, muchos asistentes querían saber su opinión sobre algunos derechos humanos como el derecho a la vida o a la objeción de conciencia. Abella cortó varias preguntas de ese tipo ‘por salirse del tema’.

Sobre el proyecto de reforma de la ley del aborto, que pretende convertirlo en un 'derecho', Vázquez dijo ser contrario al aborto, pero no aclaró si va a hacer algo para frenar dicho proyecto de ley, ni quiso pronunciarse sobre la polémica opinión de la ministra Aído negando que el feto sea humano. La ‘excusa’ del embajador para no responder fue la proximidad de las elecciones europeas (‘no voy a dar ningún titular a la prensa’) y la responsabilidad de su cargo.

En su presentación, Abella aprovechó para contar que en 1997, siendo él embajador ante la Santa Sede, Juan Pablo II le preguntó: ‘¿Por qué hay tanto paro en España?’ Ante esa pregunta inesperada, él respondió como pudo. Y el Pontífice le dijo entonces que la prioridad del Gobierno español debía ser enfrentarse al problema del paro, pues el desempleo genera graves problemas sociales y familiares -violencia, droga, delincuencia, etc.-. Mientras que con la ocupación laboral, se solucionan muchos problemas.