Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Foto Noticias

Benedicto XVI denuncia la frialdad de las ciudades "cuando las personas se transforman en objetos sin rostro"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI ha alertado de la contaminación de las ciudades, consecuencia del comportamiento individual, pero ha advertido de una contaminación más peligrosa: la del espíritu, que nos convierte en personas sin alma. En el homenaje a la Inmaculada, en la Plaza de España de Roma, el Papa ha hablado de “una contaminación que hace nuestros rostros menos sonrientes, que nos conduce a ni siquiera saludarnos, a no mirarnos a la cara... Las personas se transforman en cuerpos, que pierden el alma, se transforman en cosas, objetos sin rostro, intercambiables y consumibles”.