Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

En voz baja

El cardenal de la Habana habla en Madrid sobre Donald Trump

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
El cardenal Jaime Ortega Alamino, arzobispo emérito de La Habana, ha afirmado que el deshielo entre Cuba y Estados Unidos de cara a una apertura del archipiélago “continúa como estaba” y que, por tanto, la presidencia de Donald Trump no ha afectado a las relaciones. El cardenal Ortega acudió a un desayuno en el Fórum Europa.

“Es un asunto que está sin tratar. Hasta ahora, por lo que se está viendo, todo lo que se pudo acordar (con la administración Obama) sigue funcionando igual”, declaró el cardenal en el mencionado encuentro organizado por Nueva Economía Fórum.

Muestra de ello son los “habituales vuelos” entre la isla y Estados Unidos o “los cruceros que llegan frecuentemente con turistas” norteamericanos, explicó el religioso. No obstante, sí reconoció que la apertura de Cuba es un asunto sobre el que “no se ha pronunciado el presidente Trump y tampoco el Gobierno” del país de las Antillas.

Sobre la hipotética aprobación del derecho al sufragio universal en Cuba, Ortega se negó a pronunciarse porque “no soy el hombre político que tiene que hacer juicios”, aunque sí se mostró partidario de un cambio de modelo, sobre todo en lo económico. “Hay poca seguridad jurídica para las inversiones”, lamentó.

Respecto a la libertad para profesar el catolicismo bajo el Castrismo, el arzobispo emérito precisó que el Estado “es laico, no ateo” y que, en conclusión, “cada uno puede profesar la religión” que le parezca, ya que “no existen las restricciones del pasado”.

Así como ya dijo el Papa Juan Pablo II en su viaje a La Habana en 1998, cuando clamó antes de verse con Fidel Castro por “que Cuba se abra al mundo con todas sus magníficas posibilidades, y que el mundo se abra a Cuba", Ortega destacó “los nuevos aires que corren en Cuba desde la actualización del sistema económico cubano” y apeló al mensaje del ex Sumo Pontífice.

En esta apertura subrayó el papel de España y su “cercanía”, dados los “lazos familiares y culturales que se prorrogan hasta el día de hoy”, máxime –apuntó- “ahora que se habla de que el rey (Felipe VI) podría visitar Cuba este año; el pueblo cubano se alegra”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·