Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

En voz baja

El Papa Francisco y los pobres del Vaticano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Lo contaba en una entrevista Martín Méndez Camino, que lleva una vida en la enfermería y la farmacia del Vaticano. Este español, de la Orden de San Juan de Dios, que ha cuidado a todos los Papas desde Pablo VI y que guarda entrañables recuerdos de cada uno de ellos, habla del día a día del Papa Francisco como un ejemplo de sencillez.

"El papa Francisco ha revolucionado la curia. Digamos para bien. Tomó decisiones controvertidas como la de dejar el palacio apostólico por considerarlo demasiado grande e instalarse en la Casa de Santa Marta, donde se alojan los cardenales cuando el cónclave. Acude cada mañana al palacio para las recepciones oficiales, pero en cuanto termina regresa a pie hasta Santa Marta, donde come, duerme y reza. Es todo humildad. Coches oficiales y suntuosos no quiere, e incluso ha comido con los empleados".

Además, "tiene sumo interés en ayudar a los pobres y ordena llevar bocadillos y bebidas calientes a los pobres que están por los alrededores del Vaticano. Incluso durante el año invita a algunos a comer a la mesa del papa y les da dinero", dice Martín Méndez en una entrevista que concedió este verano al diario Atlántico.

Cree que al Papa no le importaría "escaparse" a escondidas de vez en cuando del Vaticano. Lo que sí consigue hacer es "visitar parroquias, saluda a la gente y se mete en el confesionario durante una media hora antes de celebrar la misa".


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·