Jueves 24/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

En voz baja

El PP desoye a Gil Tamayo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En medio de la polémica por las cuchillas en las vallas de Melilla, criticadas incluso por la Conferencia Episcopal, el presidente de la ciudad autónoma, Juan José Imbroda,ha salido a justificar la permanencia de las mismas al afirmar que a él tampoco le gusta “todo lo que hiera y produzca lesiones a la gente”, pero hay que analizar la inmigración ilegal desde una perspectiva “realista” en vez de ir al “terreno lírico-poético total”. Imbroda ha manifestado que está a la espera de lo que diga respecto a la concertina el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, del que ha dicho que tiene “la sensibilidad suficiente para saber qué es lo que tiene que hacer”. Eso será una vez que Rajoy analice el informe que ha solicitado al Ministerio del Interior para ver qué efectos causan las cuchillas “sobre lo que se pretende, que es que no exista la inmigración ilegal”, ha afirmado Imbroda.


Por su parte, el secretario general de la CEE ya se pronunció al respecto con estas declaraciones en la rueda de prensa final de la Asamblea Plenaria de los Obispos, ha confesado tener una “especial sensibilidad” hacia el tema de la inmigración por ser hijo de emigrantes españoles en Alemania. Aunque se ha mostrado de acuerdo con regular la situación de estas personas el nuevo portavoz de los obispos ha precisado que hay que hacerlo “desde el respeto básico y esencial a la vida”.






·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·