Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

En voz baja

El Nuncio y las sentencias sobre bilingüismo en Cataluña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Padres de alumnos de los centros adheridos a la Fundació Escola Cristiana de Catalunya -entidad cuyo patronato preside el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach- han enviado una carta al Nuncio Apostólico en España -el embajador del Vaticano- protestando por la difusión en los colegios de unos folletos en los cuales se reproduce el comunidado de esta entidad mostrando su "sorpresa y preocupación por los autos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que afectan a cuatro escuelas cristianas".

"La Escuela Cristiana de Cataluña hará todo lo que esté a su alcance para no cambiar su modelo educativo", indica la asociación en los folletos (que llevan el título de Pronunciamiento de la Escuela Cristiana Catalana) repartidos entre los alumnos, y considera "especialmente graves" dos novedades de los autos del TSJC: "De manera inaudita, un tribunal de justicia se atribuye funciones pedagógicas y de organización curricular hasta el punto de fijar el porcentaje de horas en castellano" que se tienen que impartir porque lo pida "un sólo alumno".

Además, la fundación ve inadmisible -en coincidencia con la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, y el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs- que las resoluciones del TSJC "en vez de dirigirse sólo a la Generalidad, se dirijan también a los directores de las cinco escuelas afectadas", algo que la entidad ve una intromisión en sus funciones: "El Tribunal menosprecia el carácter privado de cuatro de los cinco centros".

La Fundación colabora con la Generalidad en los recursos

La Fundació Escola Cristiana, que agrupa a 434 escuelas e institutos catalanes con más de 260.000 alumnos, no entiende cómo es posible que el tribunal "a petición de una única familia y sin escuchar a las otras" quiera cambiar "las características de la enseñanza que reciben los hijos de las otras 24". 

La fundación se compromete a defender el "modelo de escuela catalana", ya que está convencida de que es "el mejor para la cohesión social y para el aprendizaje de las dos lenguas cooficiales de Cataluña".

Por todo ello, está colaborando en la elaboración del recurso que prepara la Generalidad y también ha anunciado que "se emprenderán acciones jurídicas para que los eventuales requerimientos judiciales se hagan a la titularidad de los centros y no a sus directores".

Los centros dependientes de la fundación que resultan afectados por la decisión del TSJC son: Escuela Pía Sarrià-Calassanç de Barcelona, Sant Bonaventura Franciscans de Vilanova i la Geltrú, Mare de Déu del Roser, de Barcelona y Escolàpies Sant Josep de Calassanç de Sabadell.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·