Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

En voz baja

La Mata Hari del Vaticano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“La Mata Hari del Vaticano”: así designa Le Monde a Francesca Inmacolata Chouqui, de 33 años, sospechosa de haber intervenido en la fuga de documentos de que se acusa al español Lucio Vallejo. “Lo ha hecho todo él”, ha declarado a La Stampa. Y ha publicado en Twiter: “No hay nada que yo haya defendido más que a la Iglesia y al Papa. Incluso más que mi dignidad”.

El diario francés relata que produjo extrañeza su nombramiento para la comisión de ocho miembros que debía analizar la situación financiera del Vaticano, porque solo se conocían unas pocas líneas de su currículo: estudios de Derecho, trabajo en grandes despachos de abogados de Roma, lobbysta de Ernst&Young. Y fotos. Sobre todo una en su página de Facebook, en plan vampiresa, semi desnuda en los brazos de su marido, un informático que trabajó para el Vaticano y que le muerde la espalda.

Nacida en un pequeño pueblo de Calabria, su padre les abandonó y fue criada por su madre. En Roma intentó estudiar medicina, pero finalmente se matriculó en Derecho, donde se ganaba bien la vida haciendo de “negro” para los trabajos de otros alumnos. Trabajó en el periódico Roma in, entrevistó a Andreotti y este le abrió puertas, lo mismo que la condesa Marisa Pinto Olori del Poggio. Francesca Chaouqui presume de conocer a los directivos de grandes empresas públicas, hombres de negocios y cardenales de la Curia. Lucio Vallejo le fichó para formar parte del comité económico.

Ya en el Vaticano, publicó en Twitter que Benedicto XVI sufría leucemia, y que Tarcisio Bertone era un “corrupto”, aunque ella adujo que su cuenta había sido hackeada. Organizó la famosa recepción en la terraza de la Prefectura de asuntos económicos con motivo de la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII.

Le Monde recoge, finalmente, unas palabras de la entrevista con La Stampa: “Como todos los miembros de la comisión, he tenido acceso a los documentos más confidenciales”.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·