Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

En voz baja

Acaba de publicar un libro

Arthur Brooks -presidente del AEI- explica lo mucho que pueden aprender los conservadores del papa Francisco

Habla sobre la pobreza y el ‘Corazón Conservador'

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Arthur Brooks, el creativo y dinámico presidente del American Enterprise Institute, es el autor de una nueva obra: El corazón conservador: como construir una América más justa, feliz y próspera. En la siguiente entrevista, publicada en National Review, aborda algunos de los temas tratados en su último libro.

Arthur Brooks

- El Papa Francisco habla de la pobreza. Usted habla de la pobreza. El Pontífice viene a los EE.UU. en septiembre. ¿Qué es lo que a usted le gustaría que el Papa supiera sobre El Corazón Conservador ?

El Santo Padre es el mayor abogado mundial de la justicia social. Me encantaría que él viera cómo la libertad de empresa americana es central para lograr este objetivo y que este realmente puede ser nuestra mayor contribución al mundo. Prácticamente cada uno de los norteamericanos descienden de inmigrantes, y casi todos aquellos inmigrantes provenían de medios sociales sumamente modestos. Ellos no vinieron a América para conseguir un mejor sistema de redistribución forzosa de los ingresos, si no para ser recompensados por su trabajo, sin importar cual fuera su raza, su clase social o su religión.

Mientras el Gobierno y la jerarquía social hicieron imposible que mis bisabuelos lograran tener una vida decente en Dinamarca, la relativa libertad de mercado en el mundo de los negocios y del trabajo imperante en los EE.UU. hizo posible que ellos -huérfanos con una educación de escuela primaria– pudieran comenzar una granja en Dakota del Sur, celebrar libremente el culto de su religión y tener unos hijos situados en la clase media. Así que mientras que el capitalismo podría parecer para muchos europeos y sudamericanos una manera de afianzar los privilegios, para nosotros ha sido un ingrediente central a la hora de alcanzar una verdadera justicia social.

- Usted afirma que "los conservadores tienen en su ADN intelectual las soluciones más eficaces para alcanzar la prosperidad". ¿Qué le hace estar tan seguro de ello?

Hay muchos rasgos característicos de los conservadores norteamericanos, unos mejores que otros. Pero el que es innegociable tiene que ver con la dignidad inherente a cada individuo y su derecho a la igualdad de oportunidades. Sé que muchas veces no expresamos esto demasiado bien; de vez en cuando tal vez incluso nos olvidamos un poco de ello. Pero considere como nuestro movimiento ha cambiado el curso de los acontecimientos mundiales...

¡Desde que yo era un niño, el porcentaje de la población mundial que padece hambre ha disminuido un 80 %! Al menos 2.000 millones de personas han salido de la pobreza absoluta. No fueron entidades progresivas para-Estatales como las Naciones Unidas las que hicieron esto; fueron las ideas norteamericanas conservadoras, que se extendieron por el mundo entero. Por ejemplo: la globalización, el comercio libre, los derechos de la propiedad, la autoridad de la ley y el espíritu emprendedor. Deberíamos de estar gritando esto desde los tejados.

- ¿Por qué entonces la gente no lo ve de esta misma manera?

Los conservadores viven bajo una especie de paradoja política. Nuestras ideas han mejorado radicalmente las vidas de millones de personas pobres en el mundo entero. Pero incluso aquí, en casa (EE.UU.), la gente no confía en nosotros para luchar por los americanos pobres y que padecen dificultades. Parte del problema es lo que otros dicen sobre nosotros, pero seamos honestos: hemos hecho un trabajo horrible a la hora de decirle a la gente los logros que la libre empresa realmente ha logrado.

La rápida reducción de pobreza alcanzada por los valores conservadores está entre los mayores logros de la historia de humanidad, pero los conservadores a menudo tratan esto como si fuera una especie de secreto de Estado. Por consiguiente, muchas personas comunes simplemente no creen que los conservadores se preocupen de ellos. No importa la encuesta que vea, el cuadro está claro: los conservadores funcionamos mucho peor que los progresistas en todos los estándares sobre empatía y compasión. Escribí el libro para ilustrar la maravilla de la empresa libre y para ayudar a los conservadores a decir aquello que llevan escrito en sus corazones.

- ¿Por qué es importante utilizar y redimir el lenguaje de la justicia social?

Primero, la justicia social es un concepto importante y hermoso. Entre nuestras mayores misiones se encuentra la responsabilidad a la hora de tener cuidado "de los menores de estos, nuestros hermanos y hermanas". En  segundo lugar, utilizar términos como 'justicia social' para compartir nuestros valores podría tener una considerable rentabilidad política. Una fascinante investigación en el campo de las ciencias políticas sugiere que los candidatos más exitosos no son los que doblan las cualidades que los votantes ya ven en ellos, si no los candidatos que se diversifican.

Usted puede pensar que estamos tomando prestado el lenguaje del otro lado. Los votantes creen, casi automáticamente, que los conservadores son líderes con un alto carácter moral. Pero ellos no asumen que somos empáticos o compasivos. Ejemplificar estos valores luchando explícitamente por la justicia social aumentará las probabilidades de que nuestro mensaje puede abrirse camino.

- ¿Por qué es importante que la gente conozca el Doe Fund?

El Doe Fund, un asombroso refugio para las personas sin hogar del que yo hablo en el libro, ejemplifica una importante verdad sobre ayudar a la gente para que construyan unas vidas mejores. Incorpora la lección de que todo el alivio material del mundo no construirá una mejor vida a no ser que también vaya unido a una verdadera esperanza y a unos fuertes valores morales. Desde luego, mucho esfuerzo de Gobierno ha sido gastado en el suministro de este alivio material.

Pero demasiado a menudo el Estado de Bienestar falla a la hora de propulsar a la gente para que dejen de ser una mera mano de obra y alcancen un éxito perdurable. El Doe Fund trabaja para combinar el alivio material con la educación en el trabajo, acentuando unos fuertes valores de éxito ganado con esfuerzo. Edificar sobre las lecciones del Doe Fund nos ayudará a lograr un mejor acercamiento en la lucha contra la pobreza.

- ¿Cómo pueden los candidatos presidenciales mostrar convincentemente que ellos tienen un 'corazón conservador' y hacer promesas que luego puedan mantener?

Tengo un capítulo entero dedicado a este asunto en el libro. Lo llamo "Los siete hábitos de los conservadores altamente eficaces". Las lecciones perfiladas en este capítulo emergen de los análisis que trabajan a fondo mis colegas del AEI. Es un efectivo manual que ilustra, paso a paso, como los conservadores pueden mejorar a la hora de extender su mensaje.

La lección más importante perfilada en este capítulo es que los conservadores deben aprender a luchar por la gente, no contra las cosas. Todo el mundo puede decirte en contra de qué están los conservadores: impuestos más altos, Obamacare, etcétera. Muchos menos podrán decirte por qué, es decir, a favor de qué luchan los conservadores. Es sólo mediante la lucha por la gente cómo podremos convencer a otros de que pueden confiar en nosotros. Sólo luchando por la gente es como una ideología política puede convertirse en movimiento social.

- ¿Por qué el trabajo es una bendición? ¿Puede alguien verlo así incluso si no cree en Dios? ¿Cómo explica usted su afirmación de que "todo trabajo honesto es una búsqueda santificada" a un incrédulo en materia de religión?

El trabajo usa nuestros talentos y nuestras pasiones para elevarnos a nosotros y al mundo que nos rodea. El trabajo duro, entendido principalmente no como una herramienta para hacer dinero si no como algo con valor intrínseco, es un medio por el cual podemos servir a otros y crecer en virtud. Esto es un principio sumamente importante para aquellos de nosotros que somos creyentes. Pero usted no tiene que creer en Dios para creer que el trabajo es esencial para lograr una vida plena y significativa. La idea de ofrecer tu esfuerzo y proyectos por un objetivo más alto tiene una resonancia universal. Esto se refiere a algo que está profundamente enmarcado dentro de la condición humana.

- ¿Qué puede enseñar la Doctrina Social de la Iglesia a los conservadores?

La Doctrina Social de la Iglesia es un reto intrínseco. Si no nos hiciese sentirnos un poco incómodos, no nos ayudaría a alcanzar un nivel más alto de santidad. La Doctrina Social de la Iglesia sobre todo está bien para llevarnos a hacer aquello que ya sabemos que es lo correcto, pero ante lo cual quizás actuamos de una manera un tanto perezosa. Para los conservadores, puede significar que recordemos el objetivo transcendental del trabajo, que es la santificación personal, y del beneficio, que es el responsable y agradecido disfrute de la vida unido al servicio a los otros.

- ¿Cuál es su respuesta para las personas que todavía lean esto con escepticismo y que no ‘compren’ que los conservadores se preocupan realmente de los pobres y de la inequidad social?

Primero, a los escépticos conservadores: usted sabe que nuestras ideas son lo mejor para ayudar al pobre y al vulnerable. Y esta gente ha sido olvidada por las políticas progresistas. Alguien debe luchar por ellos, no importa lo que ellos voten. ¿No querrán ellos ser de los nuestros? Como una cuestión práctica, mostrar un corazón conservador no es solamente una estrategia para ganar políticamente. Es la única cosa que nos hará ganar.

Segundo, a los escépticos progresistas y a nuestros hermanos y hermanas no alineados políticamente: sé que usted está desesperado por ayudar al pobre y por luchar ante la desigualdad social. Usted ha oído una y otra vez que los conservadores odian a la gente pobre y que nuestras ideas dejarán fuera, en la fría calle, a la gente que lucha por ganarse la vida. Pero pregúntese esto: Considerando que el índice de crecimiento ha sido esencialmente del 0 % para la mitad inferior de la economía durante los siete pasados años, ¿ha mejorado esencialmente la vida de la gente pobre bajo las actuales políticas? Y si nosotros pudiéramos orientar las políticas conservadoras hacia el alivio de pobreza, ¿acaso no supondría esto un posterior aumento del apoyo social a dichas políticas?

La entrevista original en inglés, publicada en la revista National Review, puede leerse pulsando en el siguiente enlace


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·