Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Primera homilía después de ser designado por el Papa

Así transcurrió el primer día de Carlos Osoro tras su nombramiento como cardenal

Fue recibido por el padre Ángel en el aeropuerto y presidió una multitudinaria Eucaristía en la parroquia de Santa María de Caná, en Pozuelo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, recibió ayer la noticia de su nombramiento como cardenal en Santander, su ciudad natal. Fue recibido en el aeropuerto de Madrid por el padre Ángel y un grupo de personas “sin techo” de la parroquia de San Antón que se desplazaron para felicitarle. Por la tarde, celebró una multitudinaria Misa Solemne en honor a la patrona del madrileño municipio de Pozuelo en la Parroquia de Santa María de Caná con motivo del Año de la Misericordia. 

Carlos Osoro, celebrando una misa en Santa María de Caná de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Carlos Osoro, celebrando una misa en Santa María de Caná de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

El papa Francisco anunció ayer la celebración de su tercer Consistorio Ordinario Público el próximo 19 de noviembre para la creación de 13 nuevos cardenales. Entre ellos será creado cardenal el arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Carlos Osoro Sierra.

A su llegada a Madrid desde Santander, el padre Ángel y un grupo de sin techo de la Iglesia de San Antón, acudieron ayer por la tarde al Aeropuerto de Barajas para recibir a monseñor Carlos Osoro, tal y como describe el perfil de Facebook de Mensajeros de la Paz.

“El cardenal Osoro se mostró emocionado por el recibimiento y abrazó uno por uno a todos los que le habían ido a recibir. Osoro ha tenido contacto con este grupo en las numerosas ocasiones en las que ha acudido a San Antón, donde hace pocas semanas repartió la cena como voluntario”, relata el post de la ONG del padre Ángel.

El nuevo cardenal dijo a los que le recibieron que el honor y agradecimiento por su nombramiento fue mayor por haberlo conocido en Santander, su localidad natal. No lo esperaba y tuvo un recuerdo especial para sus padres.

No le asusta votar en un cónclave

A las 18.00 horas, presidió un Solemne Eucaristía en la parroquia de Santa María de Caná en Pozuelo con motivo del Año de la Misericordia y en honor a la patrona de Pozuelo. Más de 2.500 feligreses se congregaron en la Misa.

Su primera homilía tras recibir la noticia de su nombramiento, se centró fundamentalmente en la Virgen, en la “viga maestra” de los cristianos que es la Misericordia, y exhortó a todos a ser “más agradecidos con Dios, empezando por los creyentes porque cuanto más agradecidos, más llegarán a los no creyentes”.

 La homilía ha sido fácil de seguir”, comentaba a Religión Confidencial una chica joven que asistió.

Antes de comenzar la Eucaristía atendió a un grupo de periodistas quienes preguntaron cómo había recibido este nombramiento justo como colofón final del Año de la Misericordia: “La Iglesia está sostenida por esta viga maestra que es la Misericordia. Es la misericordia la que hay que seguir regalando, sosteniendo y entregando con la propia vida. Estoy contento porque el Papa ha reconocido también a la Iglesia de Madrid, en la que estoy recibiendo cariño, comprensión”, afirmó el arzobispo metropolitano.

Para él, su nombramiento tiene que suponer “más entrega, servicio, fidelidad y encontrarme con la gente. Dar la totalidad de la vida al servicio de la Iglesia.  No me asusta votar en un cónclave, pero ojalá que tengamos mucho tiempo al papa Francisco”, afirmó.  

El nombramiento de Carlos Osoro como cardenal fue tendencia en la red twitter, donde recibió más felicitaciones que críticas. Las pocas quejas fueron las siguientes: “Parece que el Papa no sabe dónde lapida el dinero Carlos Osoro manteniendo su TV ruinosa al servicio del coruPPto. Otro gordinflón de pasta”. “¿Para cuándo un ático como merece este hombre?". 

El padre Ángel y un grupo de personas sin techo reciben al arzobispo de Madrid en el aeropuerto. El padre Ángel y un grupo de personas sin techo reciben al arzobispo de Madrid en el aeropuerto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·