Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Las cofradías zamoranas no llegan a un acuerdo para nombrar candidato a la presidencia de la Junta Pro Semana Santa por rencillas personales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La situación se ha enquistado y parece tener díficil vuelta atrás. La Junta Pro Semana Santa, que reúne a las principales cofradías de Zamora, no tiene presidente. Y las Asambleas celebradas para designar un candidato han terminado sin resultado positivo. Ahora, lo más probable es que el Obispado tenga que intervenir nombrando un comisario que llene el vacío de poder y que facilite la transición a la siguiente junta directiva.

No hay manera. De momento, nombrar un candidato para presidir la Junta Pro Semana Santa, institución que vela por la buena realización de la fiesta declarada de Interés Turístico Internacionales en 1986, se ha tornado misión imposible. Y no será por falta de intentos. Un problema que causó la retirada de la Cofradía del Silencio y que se inició con la dimisión por motivos personales del anterior presidente, José Antonio Rodríguez.

En una primera instancia, catorce hermandades llegaron a un acuerdo verbal de máximos para nombrar a Robustiano 'Chano' Lorenzo para el puesto. Sin embargo, a la hora de votar, de los 70 votos que debían acreditarle tan solo obtuvo 52. Con lo cual, según explica Francisco Javier Fresno, delegado de Religiosidad Popular de la diócesis y asistente eclesiástico en esta primera Asamblea, "estaría aprobado formal pero no secretamente".

Ante esta falta de respaldo, Lorenzo decidió dar un paso al costado y que una segunda Asamblea tratase de destrabar la situación logrando un acuerdo de mínimos. A ella acudió el Vicario general, José Francisco Matías Sampedro, quien llegó decidido a que la indefinición no se prolongase más. En medio de una gran tensión, los presentes jugaron al gato y al ratón propiciando el hecho de que la mayor parte de las papeletas de esta segunda votación para constituir una nueva Comisión Gestora -que propusiese un candidato- estuviesen en blanco. La razón, la negativa a conceder la palabra a los representantes de las cofradías, cuya voluntad era proceder en asamblea para elegir a Lorenzo, el único "que ha manifestado que tiene fuerzas para liderar", dijo el responsable de la Cofradía del Silencio, según refleja La Opinión de Zamora.

Aunque una de las funciones de la Junta reside en gestionar las tarifas publicitarias y otros aspectos financieros, parece que la raíz de los enfrentamientos no se debe al tema económico, sino "a rencillas personales que vienen de largo tiempo", explica Fresno a Religión Confidencial. En el fondo, no es una asociación tan importante, en el sentido en que no pone en peligro la Semana Santa, pero algunas voces piden ya una intervención directa del obispo.

Si todo sigue como hasta ahora, la solución pasa por el nombramiento de un comisario que salve el vacío de poder, ponga orden en la Junta y en su Comisión Gestora y dé paso a una nueva elección. La intención del obispado pasa por evitar que se dé lugar a reclamaciones posteriores y a conseguir un arreglo sin que tenga que mediar el pastor. Bajan turbias las aguas del Duero a su paso por Zamora, al menos eclesiásticamente hablando.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·