Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

El prelado responde a las cuestiones

Estas son las preguntas que envían al arzobispo de Sevilla a través de la web de la diócesis

Juan José Asenjo explica desde el porqué del celibato hasta cómo decide el nombramiento de nuevos párrocos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La sección “El arzobispo responde” de la archidiócesis de Sevilla recoge las respuestas de Juan José Asenjo a las preguntas formuladas cada semana por los lectores del semanario diocesano Iglesia en Sevilla. La última consulta se refiere a las características que tiene en cuenta a la hora de elegir párroco. 

Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla. Foto: revlista Ecclesia. Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla. Foto: revlista Ecclesia.

“¿Tiene usted en cuenta las características de cada comunidad parroquial a la hora de designar un nuevo cura párroco? ¿Considera también la existencia o no de hermandades en la parroquia a la que se va a destinar un nuevo sacerdote?”, es la última pregunta enviada al arzobispo a la dirección de correo electrónico iglesiaensevilla@archisevilla.org.  

La respuesta de Monseñor Juan José Asenjo es la siguiente: “Los lectores pueden creerme si les digo que es éste uno de los procesos más largos y arduos de todo el curso pastoral, lo cual quiere decir que lo tomamos muy en serio, pidiendo al Señor luz para acertar, pesando, midiendo y calibrando las peculiaridades y la situación de cada parroquia, para asignarle el pastor que mejor pueda responder a sus necesidades. Lo hacemos sin apasionamiento ni acepción de personas, buscando únicamente el bien pastoral de cada comunidad. Lógicamente, en el conjunto a considerar, tenemos en cuenta si en la parroquia hay o no hermandades, la predisposición del sacerdote para atenderlas, la historia reciente de dichas hermandades, su inserción y relación con la parroquia, etc. El éxito de la acción pastoral del nuevo párroco depende después de su voluntad de trabajar concienzudamente, con entusiasmo e ilusión, de la acogida de que sea objeto y de la colaboración de los fieles, puesto que la ayuda de Dios nunca le va a faltar.  

El Arzobispo agradece el interés de todas las personas que envían preguntas. Otra de las consultadas formuladas hacía referencia a que si el Papa ha abordado el tema del matrimonio, ¿cree descabellado que haga lo mismo con el celibato u otras cuestiones de actualidad?

Asenjo, quien no dudó en dejar claro que “no tenía condiciones de profeta” afirmó: “Estoy convencido de que el celibato es un tesoro para la Iglesia por múltiples razones y no solo pastorales. Me cuesta trabajo pensar que la disciplina sobre el celibato vaya a cambiar”.

En otra de las preguntas califica su relación con el nuevo Ayuntamiento de Juan Espadas como “cordial y fluida, de la que cabe esperar frutos fecundos para todos”. También afirma que las relaciones con la Junta de Andalucía son también “cordiales y respetuosas”, pero reconocen que “quedan muchos temas por tratar y resolver”.

Vender el patrimonio

A la consulta sobre los retos de la Archidiócesis, contesta: “En el campo pastoral, el reto inmediato en la elaboración del plan pastoral que, si Dios quiere, entregaremos a la diócesis en la clausura del Año de la Misericordia. Los pasos que venimos dando así lo auguran. Es importante también rematar el Jubileo, que a mi juicio está produciendo muchos frutos espirituales en el Archidiócesis. Tenemos que seguir apoyando la pastoral familiar, la pastoral vocacional y, por supuesto, seguir apoyando con todas nuestras fuerzas la Nueva Evangelización, saliendo a las periferias y a las encrucijadas de los caminos para anunciar a Jesucristo con obras y palabras a todos aquellos que se han marchado o nunca han estado en la mesa cálida y familiar de la Iglesia”.

Una persona señala que la archidiócesis es rica en patrimonio pero “pocos fondos para mantenerlo y nula ayuda oficial. ¿Cree en la venta de inmuebles para salvar de la ruina?” A lo que el Arzobispo responde: “La Archidiócesis de Sevilla no es rica en dinero contante. Es cierto, además, que no tenemos ayuda de la Administración autonómica desde 2010. Confío en mantener nuestro patrimonio con la ayuda de los fieles y del mecenazgo privado. Espero no tener que vender patrimonio. Nunca lo he hecho en los casi 20 años de obispo ni tengo intención de hacerlo”.



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·