Martes 19/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

Madrid, cuarta Semana Santa de España

La devoción y asistencia aumenta en la capital gracias al trabajo y unión del Consejo de Hermandades penitenciales de Madrid

Francisco Martínez es asistente eclesiástico de Hermandades y Cofradías de Madrid capital. Lleva 23 años en el cargo, le nombró el Arzobispo de Madrid, Ángel Suquia y le renovó Antonio María Rouco Varela.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cristo de Medinaceli en Madrid Cristo de Medinaceli en Madrid

 “El hermano mayor de todos los hermanos mayores”, así le llaman sus amigos. El se quita importancia: “La devoción de los madrileños por la Semana Santa y la afluencia a los actos generales ha aumentado gracias a un equipo de gente formado por los 11 hermanos mayores de las distintas cofradías y un servidor, que formamos el Consejo de Hermandades y cofradías penitenciales de Madrid”, afirma Francisco Martínez, asistente eclesiástico de Hermandades y Cofradías de Madrid capital.  


Lleva 23 años en el cargo, le nombró el Arzobispo de Madrid,  Ángel Suquia y le renovó Antonio María Rouco Varela. “Este puesto nació para mejorar y dignificar la Semana Santa madrileña, no solo desde el punto de vista cultural, sino sobre todo, para aumentar la fe y la piedad”, señala.


Tanto empeño ha puesto este Consejo de Hermandades, que Madrid se ha convertido en la cuarta ciudad de España (detrás de Sevilla, Málaga y Córdoba) por el número de cofrades y público asistente. “Cada hermandad madrileña cuenta con más de mil miembros, y la mayoría procesionan en Semana Santa, forma parte de las obligaciones de cada hermano cuando se incorpora a su cofradía”, explica el asistente eclesiástico. De los 13 miembros que forman el  Consejo de Hermandades, uno es una mujer, Cristina Navazo, hermana mayor de la hermandad de la Real congregación de Esclavos María Santísima de los Siete Dolores.


Por lo tanto, más de diez mil personas, entre costaleros, nazarenos y anderos saldrán en procesión junto a sus pasos, en la Semana Santa madrileña. El lunes 14 de abril, estas 11 Hermandades y cofradías celebraron el tradicional Via Crucis en la Catedral de la Almudena, presidido por el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela. Cada una de las 14 estaciones, corrió a cargo de una Cofradía penitencial.


“Las cofradías tienen un claro espíritu penitencial. Hacen su estación de penitencia en Semana Santa. La penitencia consiste en procesionar, junto a su paso, el jueves o viernes santo, recorrer todos los kilómetros adjudicados, desde que sale de su Iglesia o sede, la parada, hasta que vuelve a recogerse en su miso templo. Por eso, los nazarenos ocultan sus rostros con los capirotes, para que nadie sepa quien hace penitencia tal y como nos aconseja el Señor en el Evangelio”, explica Francisco Martínez. 


También ha aumentado la devoción y la pertenencia de la gente joven. Actualmente, el 25% de los miembros de las cofradías son jóvenes. Quien quiera pertenecer a una cofradía debe reunir una serie de requisitos según recoge los estatutos de cada hermandad.  


Manuel Torrijos,  vice-hermano mayor de la Archicofradía de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceli, explica que en la suya podrán ser admitidos quienes así lo deseen y soliciten, y gozar de los derechos y gracias especiales, toda clase de personas, fieles católicos, seglares y clérigos, hombres y mujeres mayores de siete años, haber sido admitidos por el padre director, comprometerse moralmente a observar los Estatutos de la Archicofradía y participar en los actos piadosos que organiza la misma, además de abonar una cuota. “A la nuestra pertenecieron, desde el primer momento, la nobleza española mezclada con el pueblo sencillo”, señala.


Se le llama Archicofradía a la de Jesús de Medinaceli por su antigüedad y sus privilegios, título que solo puede otorgar el Papa.  Una vez que son admitidos, el candidato recibe un curso de formación y le imponen el escapulario el primer domingo de cada mes, signo identificativo de pertenencia a la Archicofradía, y adquiere la condición de Esclavo de la Archicofradía Primaría de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceli.

Este acto de imposición se lleva a cabo el  primer domingo de cada mes, durante la celebración de la Misa de Cofrades, a las 13:00 horas. A Jesus de Medinaceli pertenecen más de 3.000 hermanos y el 80% son mujeres. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·