Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Diócesis

El arzobispo de Santiago anima a las familias a abrir sus casas a los jóvenes extranjeros que acudan a la JMJ Madrid 2011

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En la misa de acción de gracias por el XX Aniversario de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebró en Santiago de Compostela en agosto de 1989, Julián Barrio, animó a las familias a abrir sus hogares a los jóvenes extranjeros que llegarán a España para participar en la JMJ de Madrid 2011.

"Aquella Jornada Mundial de la Juventud, rememoró el arzobispo de Santiago, marcó un antes y un después en el trabajo pastoral con los jóvenes en nuestro país. Algo nuevo nacía en un horizonte de esperanza. El lema de aquella IV Jornada era: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. En una de sus intervenciones Juan Pablo II hizo referencia a la actitud del peregrino, la actitud del que se pone en marcha desde tantos lugares del mundo para venir a Santiago. “Este camino, decía Juan Pablo II, expresa un profundo espíritu de conversión. Un deseo de volver a Dios. Un camino de purificación y de penitencia, de renovación y de reconciliación".

"En vísperas de un nuevo Año Santo Compostelano y a menos de dos años de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Madrid en agosto de 2011, os invito a reiniciar la marcha, añadió Barrio: “Ha llegado la hora de emprender una nueva evangelización, y vosotros no podéis faltar a esta llamada urgente”.

Barrio recordó que el Hermano Rafael Arnáiz, recién canonizado en Roma, fue propuesto por Juan Pablo II, durante la JMJ de Santiago de Compostela del 89, como “modelo de seguimiento de Cristo. Fue un joven como muchos de vosotros y vosotras, que acogió la llamada de Cristo y le siguió con decisión”.